Dentro de un partido discreto hubo división de poderes en la Bombonera, con una primera media hora en la que Huracán presionó alto, jugó siempre en campo boquense y generó tres acciones claras como para abrir el marcador

Boca Juniors, con las ausencias de varios habituales titulares reservados para el compomiso del jueves frente a Athlético Paranaense, por la revancha de octavos de la Libertadores, no pasó de un tibio empate sin goles ante un Huracán con pasajes de buen juego, y no solamente le dejó una pobre impresión a su gente, sino también a su nueva figura, el italiano Daniele De Rossi, que lo vio por primera vez “en vivo y en directo”.

Dentro de un partido discreto hubo división de poderes en la Bombonera, con una primera media hora en la que Huracán presionó alto, jugó siempre en campo boquense y generó tres acciones claras como para abrir el marcador.

Un mano a mano de Juan Garro, un disparo de larga distancia de Rodrigo Gómez y otro del ex Boca Andrés Chávez desde el borde del área transformaron al arquero Esteban Andrada en la gran figura del local.

Boca recién empezó a hacer pie en el partido en el cuarto de hora final de ese período, aunque careció de profundidad como para generar acciones de riesgo en derredor del arquero paraguayo Antony Silva.

En el segundo tiempo Boca mantuvo las mismas condiciones de dominio y también de ineficacia, salvo cuando en dos oportunidades apareció Carlos Tevez, pero el “Apache” se encontró en ambas ocasiones con dos grandes atajadas de Silva.

Por eso lo más atractivo para el público de Boca, al margen de observar las presentaciones del venezolano Jan Hurtado, de auspiciosa tarea, desde el arranque, y de Eduardo Salvio con un buen desborde en el final, estuvo fuera de la cancha, más precisamente en la platea baja.

Allí se aposentó Daniele De Rossi para palpitar como “late” la Bombonera y darse cuenta de que le hace falta su enjundia a ese mediocampo “xeneize” que hoy tuvo en el colombiano Jorman Campuzano a su actor de reparto más rendidor.

En tanto, para Huracán el debut resultó más que auspicioso, ya que el “estilo Juan Pablo Vojvoda” es alentador pensando en un futuro en el que, de mantener lo hecho en la media hora inicial por más minutos, le puede generar buenos dividendos si siguen pensando más en el arco rival que en el propio.

El debut oficial, en el escenario que se produjo, fue altamente positivo para los de Parque de los Patricios, mientras que las “reservas” de Boca tienen vuelo hacia el próximo jueves, de nuevo en la Bombonera, con la mente puesta en la Copa Libertadores y Athlético Paranaense, el conjunto brasileño al que vienen de vencer por 1 a 0 en la ida con gol de Alexis Mac Allister, hoy titular para Gustavo Alfaro, ex técnico del “Globo”.

El ex Argentinos Juniors le ganó el puesto a Emanuel Reynoso, que bajó su rendimiento, algo que se vio esta noche, mientras que en otros casos, como en el del colombiano Frank Fabra, por lo hecho también en este cotejo, sobre todo en la faz ofensiva, el lugar de Emmanuel Mas seguramente habrá entrado en discusión.

Boca piensa en la Copa Libertadores, Huracán en la Superliga, y los hinchas, hoy, se fueron imaginando el debut de De Rossi, que en principio se producirá recién el 18 de agosto, por la tercera fecha de este certamen, frente a Aldosivi, pero eso sí, en la Bombonera.