En una acordada firmada este jueves, la CNE respondió a planteos del PJ y Consenso Federal y ordenó al Correo y a la Dirección Nacional Electoral cumplir ciertas medidas.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) firmó este jueves una acordada donde le pidió al Poder Ejecutivo que garantice la transparencia del escrutinio provisorio de las PASO, a partir de las dudas que surgieron sobre el nuevo proceso de digitalización y transmisión de los telegramas desde las escuelas al Correo.

La resolución fue en respuesta a planteos formulados por el PJ, Consenso Federal y la APDH (Asociación Permanente por los Derechos Humanos) luego del simulacro realizado el pasado 20 de julio, y ordena una serie de medidas al Correo Oficial y a la Dirección Nacional Electoral -dependiente del PEN-.

En primer lugar, la Cámara Electoral pidió “arbitrar un mecanismo de acreditación previa de los fiscales partidarios autorizados a presenciar el escaneo y transmisión desde los establecimientos de votación”. Esos fiscales, además, deberían estar “debidamente identificados mediante credenciales expedidas por el Correo Oficial”.

“Del mismo modo, se torna imprescindible que en cada centro de transmisión se coloquen -en lugares visibles- afiches informativos que describan claramente cada uno de los pasos necesarios para el escaneo y la transmisión de los telegramas desde los establecimientos de votación”, agrega la acordada.

Asimismo, “con relación a la verificación o constatación de la puesta en cero de la base de datos del sistema de totalización de resultados, es indispensable que la Dirección Nacional Electoral y el Correo Oficial prevean, documenten e informen dicho procedimiento, que deberá ser público y con posibilidad de participación de los representantes partidarios con aptitud técnica específica (fiscales informáticos o tecnológicos)”.

La CNE también sostuvo que “corresponde que comuniquen con suficiente antelación a los partidos políticos las previsiones relacionadas con los mecanismos de transmisión de los telegramas y los criterios de carga y procesamiento de los datos”.

“Igualmente -continuó-, se deberá garantizar a las agrupaciones políticas contendientes una herramienta o acceso que les permita efectuar un seguimiento en tiempo real de los telegramas correspondientes a cada distrito, conociendo el estado de carga de los mismos, los datos cargados al sistema -por medio de consultas automatizadas y masivas- y la posibilidad de visualización de la imagen escaneada de cada uno”.

Otro de los mandatos de la CNE es que “la Dirección Nacional Electoral deberá asegurar que las agrupaciones políticas cuenten con los mecanismos o el acceso a la información suficiente que permita comprobar la integridad e inalterabilidad del archivo y la trazabilidad del documento desde su escaneo hasta su puesta a disposición para la carga por parte de los agentes responsables de esa tarea”.

Por otra parte, el órgano señaló que “a priori no existe impedimento alguno para que los fiscales partidarios acreditados en cada mesa de votación obtengan fotografías de la documentación de escrutinio de mesa, siempre que ello no altere, dificulte o demore el normal funcionamiento de la mesa de votación”.