EL LETRADO TOMÓ EL CASO DEL MÚSICO.

 Rubén Darío el Pepo Castiñeiras, acusado de “doble homicidio culposo agravado y lesiones graves culposas” tras el accidente automovilístico ocurrido en la ruta 63, el letrado Marino Alejandro Cid Aparicio asumió su defensa.

Los exámenes de El Pepo revelaron que no había alcohol en sangre, el análisis se hizo cuatro horas después del accidente pero se puede hacer hasta 12 horas más tarde del siniestro. Sin embargo había algo toxicológico en la orina, que sería de vieja data.

Rubén Darío Castiñeiras está detenido desde el 20 de julio cuando perdieron la vida dos personas que circulaban en la camioneta que él manejaba.