Ocurrió esta madrugada en la ruta nacional 3 a la altura de Bahía Blanca. Tras el robo quedaron shockeados y se perdieron. Denuncian quietud de la policía

Una familia platense que regresaba a la Ciudad tras pasar las vacaciones en San Carlos de Bariloche vivió una pesadilla esta madrugada en la ruta 3 a la altura de Bahía Blanca. Al tomar un desvío en un tramo en obra, un grupo de delincuentes se les abalanzó en la camioneta en la que viajaban, los obligó a detenerse y les saquearon varios bolsos con pertenencias. Las víctimas son un matrimonio y sus tres hijos menores de edad. “Lo que nos pasó es de una serie de Netflix”, relataron.

Pablo Galina, que volvía a La Plata con su familia a bordo de una pickup, relató que al tomar un desvío en la circunvalación a la altura de Bahía Blanca, a raíz de obras viales que se ejecutan en ese sector, tuvieron que disminuir la velocidad. Fue en ese momento cuando al menos tres delincuentes surgieron de ambos costados de la calle y se subieron a la parte trasera de la camioneta. “Estaba todo tapado con la lona. Cortaron la linja y empezaron a tirar los bolsos. Encima otro corría por la izquierda y procuraba abrir una de las puertas de la camioneta”, recordó esta mañana todavía bajo la conmoción de lo ocurrido.

“Cerca de las 2.30 paramos a cargar combustible en una YPF. Seguimos y a unos dos kilómetros tomamos un desvío. Estaba todo oscuro, había muy poca luz y pastizales. Saltaron desde ahí”, dijo.

Tras sufrir la arremetida de los ladrones todos quedaron shockeados. “Fue tanta la angustia y la conmoción que seguimos pero nos perdimos. Luego pudimos retomar”, afirmó Galina.

Sin embargo, la pesadilla no terminó ahí. El regreso de una vacaciones familiares que habían disfrutado al máximo en los bellos paisajes de Bariloche cobró un tono de mayor dramatismo con la actitud de la policía. “Cruzamos a un patrullero en la ruta, le contamos a los policía lo que nos pasó y no nos prestaron atención. Luego fuimos a una comisaría de Coronel Pringles y en medio de todo lo que nos pasó nos dijeron que regresáramos a Bahía Blanca”, consignó. En pleno viaje, cansados y angustiados, Pablo y su familia ya no podían volver atrás.

“La respuesta que nos dieron fue: ‘ahí les roban a todos’. La policía sabe lo que nos pasó, porque estaban informados. Los patrulleros no hicieron nada”, lamentaron.

Este mediodía, mientras tanto, Pablo y su familia seguían de viaje de regreso a su casa de City Bell. Cita El Día. A su llegada tenían previsto denunciar el caso ante autoridades policiales y judiciales, señaló en diálogo con este medio. Sólo les quedaron algunas mochilas, es decir, el equipaje chico que traían consigo en el habitáculo. El resto lo perdieron todo en manos de los delincuentes.