En un discurso conciliador donde responsabilizó al Gobierno por la división, la candidata a vicepresidenta pidió el voto a Alberto Fernández. “Nunca pensé volver a ver a familias enteras viviendo en las calles”, dijo.

“Era necesario reconstruir la unidad de las fuerzas nacionales, populares y democráticas, para a partir de allí encarar una tarea muy difícil, porque lo que viene no es nada fácil”, enfatizó Cristina junto a su compañero de fórmula, gobernadores del peronismo y candidatos del Frente de Todos, quienes horas antes suscribieron junto a Alberto un “acta-compromiso”.

“Necesitamos unir los esfuerzos de todos los argentinos para poder dejar atrás esto tan feo que estamos viviendo”, enfatizó Cristina, y continuó: “Siempre intuí que los tiempos que venían no iban a ser buenos. Pero nunca imaginé que iba a ver las cosas que hoy estamos viendo. Nunca pensé volver a ver a familias enteras viviendo en las calles”.

En un discurso que buscó ser conciliador, la senadora nacional frenó un cántico de los militantes presentes contra el presidente Mauricio Macri. “Están esperando eso para seguir dividiendo a los argentinos. No lo hagamos, no les demos el gusto”, pidió.

Cristina se dedicó a explicar las razones de la unidad. “Estuvimos distanciados y sufrimos críticas, pero fuimos capaces de entender que era necesaria la unidad de todos aquellos sectores, hombres y mujeres, que creemos que una Argentina diferente es posible”, manifestó.

Y agregó: “Pensándolo bien, pienso que tal vez si uno mira retrospectivamente la historia reciente, advierte claramente cómo fueron de poco dividiéndonos y enfrentándonos, para finalmente llegar al gobierno y hacer esto que realmente nadie esperaba en esta profundidad”.

En este sentido, la candidata a vicepresidenta confesó que “el punto final” para ella “fue cuando otra vez decidieron endeudarnos con el Fondo Monetario Internacional”.

“Necesitamos hacer esto porque ningún dirigente, sean de derecha, de izquierda, del centro o de abajo, duerme en la calle; ningún dirigente se queda sin trabajo, come una vez al día o no puede comprar remedios. El que pasa estas penurias es el pueblo, entonces los dirigentes tienen la obligación moral, ética y democrática de ponerle fin a esta situación”, remarcó en uno de los pasajes más celebrados de su alocución.

“Pensando en que no podíamos imaginar cuatro años más de estas políticas es que estamos aquí”, señaló, y luego les dedicó a los militantes: “Si a pesar de todo todavía estoy parada es gracias a ustedes”.

Hacia el final, la legisladora consideró: “La tarea de todos nosotros debe ser hablar, persuadir y seguir construyendo, porque necesitamos imperiosamente que a partir del 10 de diciembre haya otro gobierno en la Argentina, y ese tiene que ser Alberto Fernández presidente, que estoy segura de que desarrollará una tarea espléndida como lo hizo cuando acompañó a Néstor”.

El “acta-compromiso”

Previo al acto, Fernández suscribió un documento junto a gobernadores del peronismo y candidatos a mandatarios provinciales del Frente de Todos, con los siguientes puntos:

1) Crear la Mesa “Provincias en Red”. “Se trata de generar una mesa de trabajo, con reuniones periódicas entre los gabinetes provinciales y nacionales. La construcción de consenso en el federalismo debe ser ascendente, por eso apostamos a descentralizar la gestión, generando reuniones en cada provincia”.

2) Encender las economías regionales. “Generar las condiciones propicias para un modelo de producción y desarrollo que defienda en el trabajo argentino, en oposición del modelo financiero y especulativo que hoy lo está destruyendo”.

3) Diseñar la “Agenda de Desarrollo Federal”. “Apostar a la ciencia, a la tecnología y al conocimiento; ponerlos en marcha de la mano del desarrollo productivo de cada provincia. Promover una agenda de desarrollo federal de largo plazo, donde la innovación y la tecnología estén al servicio de generar valor agregado”.

Firmaron el acta los gobernadores Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco), Gildo Insfrán (Formosa), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Juan Manzur (Tucumán), Mariano Arcioni (Chubut), Pablo González (vicegobernador de Santa Cruz), Gustavo Melella (gobernador electo de Tierra del Fuego), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Ziliotto (gobernador electo de La Pampa) y Sergio Uñac (San Juan).

También suscribieron Matías Lammens (candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad), Anabel Fernández Sagasti (candidata a gobernadora de Mendoza), Omar Perotti (gobernador electo de Santa Fe), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Sergio Leavy (candidato a gobernador de Salta), Ricardo Wellbach (diputado por Misiones) y Axel Kicillof (candidato a gobernador bonaerense).