Cuando todavía no se habían conocido los primeros resultados oficiales, el presidente salió a reconocer la derrota. “Nadie tenía estos números, han fallado todas las encuestadoras”, advirtió. Habló de la reacción de los mercados.

Sin música de fondo y lejos del tono festivo que identifica al Pro, el presidente Mauricio Macri admitió cerca de las 22.15 la amplia derrota de Juntos por el Cambio a manos del Frente de Todos en las PASO de este domingo, cuando todavía no se habían conocido los primeros resultados oficiales.

“Hemos tenido una mala elección y eso nos obliga a partir de mañana a redoblar los esfuerzos para que en octubre logremos el apoyo que se necesita para continuar con el cambio”, expresó el presidente y candidato a la reelección junto a su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, y a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

“Escuchamos el voto de la gente, creemos en la democracia y en la expresión de la gente”, manifestó Macri, y al interpretar el resultado de las PASO, observó: “El nivel de dificultades que hemos tenido en los últimos años ha llevado a que haya mucha angustia, mucha duda”.

En un breve discurso, el presidente expresó: “Duele que no hayamos tenido todo el apoyo que esperábamos”. “Estoy acá para ayudarlos, porque amo este país y creo en lo que podemos hacer”, señaló.

Minutos después, en conferencia de prensa, Macri se explayó: “Vengo haciéndome cargo hace tres años y medio de explicarle el mundo cuál es la propuesta para que Argentina pueda seguir desarrollando sus distintas actividades. Con este resultado lectoral todos tenemos que ser responsables de explicar qué queremos hacer hacia el futuro”.

“La Argentina asilada del mundo no tiene futuro”, sostuvo el postulante de Juntos por el Cambio, y agregó: “Vamos a trabajar como siempre sobre cada tema buscando la mejor solución. Ya hemos visto que Argentina tiene un espacio limitado en su capacidad de maniobra, porque después del default le ha costado tener crédito internacional”.

Tras indicar que “la incertidumbre política nos hace daño”, apuntó: “Todos tenemos que ser responsables para explicar cómo queremos sacar el país adelante. El equipo económico va a hacer su parte, pero es importante ver cómo los dirigentes que han tenido el respaldo que han tenido se suman a explicar cómo Argentina es un lugar al cual se puede apostar”.

“Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para seguir construyendo el país que queremos”, insistió Macri, y comentó: “Reviso cada noche lo que hemos hecho estos tres años y medio y estoy convencido de que este es el camino correcto”.

El presidente repitió: “Me duele en el alma que haya tantos argentinos que creen que la alternativa es volver al pasado”.

Además, confesó que no se comunicó con Alberto Fernández y reveló su sorpresa por los resultados. “Nadie tenía estos números, han fallado todas las encuestadoras”, admitió, aunque se encargó de aclarar que el escrutinio provisorio se realizó con “transparencia”,

Sobre la proyección hacia las elecciones generales del 27 de octubre, recordó que en 2015 Cambiemos “creció 2 millones de votos” entre las PASO y la primera vuelta, logrando revertir el resultado en el balotaje.

Además de ese factor, Macri apuntó al “voto de otras alternativas que sin querer volver al pasado y apostando a una mayor institucionalidad, votaron una alternativa” (sic), en alusión a Consenso Federal, la fuerza política que intentó constituirse como una tercera vía en un contexto de polarización.

“Hay un espacio enorme para crecer”, razonó Macri, y concluyó: “Estamos convencidos de que tenemos con qué crecer”.