La familia de Amelia Batistoni agradece al Sanatorio Dolores como institución, a médicos, enfermeros/as, mucamas, auxiliares y personal en general, por la atención recibida en cada oportunidad que estuvo internada, la calidad humana y la excelencia profesional fueron definitorias en su pronta recuperación. “Gracias por tenerla de nuevo en casa”.