En la presentación de su libro en la Facultad de Ciencias Sociales de La Plata, la candidata a vicepresidente del Frente de Todos expuso ese concepto para replicar a “las actuales autoridades” que dicen que “lo que está pasando s por los populistas que vienen”.

En su reaparición pública luego de haber triunfado el Frente de Todos ampliamente en las elecciones primarias, Cristina Fernández de Kirchner confesó su sorpresa por semejante diferencia, aunque dijo sentir una sensación “ambivalente”. Es que admitió su alegría por el resultado, pero dijo lamentar la situación en que se encuentra el país y que generó semejante victoria.

En una nueva presentación de su libro “Sinceramente”, esta vez en la ciudad de La Plata, la exmandataria dijo que “sabíamos que íbamos a ganar, (pero) no por la cantidad de votos que lo hicimos, esa es la realidad”.

Reiteró que no cree en las encuestas y se diferenció en eso de su esposo fallecido y de su hijo, ambos “fanáticos” de las mismas. “Nos habían dado los últimos días encuestas presenciales que nos daban números importantes, de dos dígitos. Me lo decía Alberto (Fernández) y yo mucho no le creía”, contó. Pero hubo una última encuesta, presencial, dijo, que hablaba de una ventaja de 9 puntos en la Nación y de 10 para Axel Kicillof en la provincia. “Y la verdad que parecía bueno, pero como no creía mucho ahí estábamos”, señaló, aunque destacó que “se notaba en el aire, se notaba en la calle” la victoria que venía.

“La sensación que aún hoy tengo es ambivalente -confesó-. Por un lado, la alegría de poder concretar la esperanza de tanta gente de poder cambiar esto que estamos viviendo tan feo, pero al mismo tiempo algo muy particular: siento que con todo esto que estamos viviendo, esta realidad tan terrible, me pregunto…”. Ahí recordó que “cuando me fui de la presidencia habíamos dejado un país con problemas, pero habíamos dejado la deuda resuelta. Habíamos pagado las deudas de gobiernos anteriores. Pagamos en 2012, con el boden 12, el corralito. Néstor (Kirchner) pagó la deuda al FMI en 2005”. Destacó en ese sentido que la Argentina había acumulado una deuda de casi 10 mil millones, “que Néstor, que el pueblo pagó cash”.

Sin embargo, agregó, “ahora, en menos de cuatro años, estamos de vuelta con el Fondo, con 57 mil millones de deuda. Cuando me fui, habíamos dejado una condición inmejorable de deuda, solo el 13% era exigible en moneda extranjera. Habíamos encaminado la industrialización; dejamos un país con problemas, siempre hay problemas, pero era un país que estaba encaminado… Y de repente, después de 8 años de presidenta, después de todo lo que me tocó vivir, pasar en apenas 3 años y pico, volver y que todo esté infinitamente cambiado, peor, casi inmanejable”, lamentó. Y agregó: “Nosotros, que nos la pasamos pagando la deuda de otros, que las actuales autoridades digan que lo que está pasando es por los populistas que vienen… La verdad, que (tengan) un poco de decoro cuando hablan”.

Cristina Fernández sostuvo que “los que endeudaron de vuelta al país dicen que en los mercados pasa esto porque ganamos nosotros. No, el resultado de las PASO y lo que está pasando, son por el resultado de las políticas que llevó adelante este gobierno desde diciembre de 2015”.

Luego recordó que cuando su esposo fue derrotado por 2 puntos “por un candidato de papel, al día siguiente salió a trabajar nuevamente sin echar culpas a nadie. Y menos aún agarrársela con la gente y provocar medidas que hagan daño a la sociedad”.

La senadora Kirchner recordó cuando “en 2008 se había caído la economía del mundo, se nos cayó encima, y no se nos ocurrió decir: ‘Ah, lo votaste a fulanito, ahora vas a ver, te voy a subir el dólar, te voy a hacer tal cosa, tal otra. No, eso no se hace, no es de buen ser humano; es de mal ser humano hacer esas cosas a la sociedad”.

“Y sin ir más lejos, en 2015, perdimos la elección por un punto y medio, y además de eso, a nuestro candidato le hicieron creer a las 18 que perdía por 12 puntos, que saliera a reconocer la derrota antes de que fuera mayor la diferencia… Y terminamos perdiendo por punto y medio. ¿A alguno le escucharon decir que había habido fraude, que nos habían engañado? No, porque hay que ser responsable”.

Ante una nueva multitud convocada por la presentación de su libro, CFK la emprendió luego contra el rol de los medios en democracia. Habló de “un periodismo de guerra”, y afirmó que “operaron sobre nosotros”. Al respecto afirmó que “ese ataque permanente, ese permanente castigo, generó en nosotros también una crispación, un enojo natural, porque cuanto te sentís atacado, respondés, y por ahí no lo hacés con el mejor modo”.

Según Cristina, “Eso también nos hizo mal a nosotros, porque seguimos insistiendo en nuestras políticas, pero en un tono de cierto grado de enojo y de crispación que no era bueno”. Diferenció entonces su gestión con la de “esta gente”, y se preguntó “si en lugar de tener una prensa que le hiciera un blindaje, hubiera actuado como con nosotros, tal vez no hubieran hecho tanta cosa”.

Habló de “tarifazos brutales”, y deslizó que luego de tantos aumentos de tarifas “tendrían que haber llamado al caceroleo, como hicieron con nosotros. Si no ponías C5N, o no comprabas Página 12, estaba todo bien en la Argentina”, disparó, afirmando que al Gobierno “le terminó haciendo mal”. Por eso, recomendó a los medios de comunicación “ni guerra como nos hicieron, ni socios, como con este Gobierno”.

“Una cosa es representar a un sector y otra es mentir. Eso generó, creo, este clima de tanta desconfianza”, agregó, apuntando que de todos modos si le dieran a elegir el tratamiento de los medios con este Gobierno y el que tuvo ella, “me quedo con como fueron con nosotros, porque nos obligaron a ser mejores”.

Fotos: Gustavo Gavotti, Thomas Khazki, Lihuel Althabe prensa Frente de Todos

http://www.parlamentario.com/noticia-119985.html