Sólo uno de los hechos está plenamente esclarecido a partir de la declaración de la víctima. Robo, un fallido intento y dos ajustes de cuentas como hipótesis.

Al igual que lo sucedido entre el 8 y el 12 de enero pasado, nuevamente se registraron en la ciudad cuatro homicidios en menos de una semana y el esclarecimiento de cada uno de los hechos está –otra vez- en una etapa diferente. Uno tiene al principal acusado detenido, otro tiene tres aprehendidos relacionados con la causa y en el resto no hay personas imputadas.

Si bien el primero ocurrió la noche del jueves, recién el viernes a la mañana se conoció que Karina Fragoso había sido asesinada de un disparo a quemarropa en la cabeza. Prácticamente descartada la hipótesis sobre un conflicto previo de la víctima, para los investigadores cobra mayor relieve la idea de que se trató de un fallido intento de robo.

A partir de las imágenes registradas en las cámaras de seguridad de una vivienda ubicada en México entre Garay y Castelli se comprobó que entre el acercamiento del asesino a la víctima y su posterior huída, pasaron menos de quince segundos. Para los familiares de la mujer asesinada es fundamental la aparición de testigos que hayan podido cruzar al atacante cuando salió corriendo tras efectuar el disparo mortal.

Mientras intentaba avanzar en el análisis de las cámaras de la zona, la tarea del fiscal Leandro Arévalo se interrumpió con un llamado de personal de la comisaría primera: en el primer piso del edificio ubicado en Bolívar y Corrientes hallaron el cuerpo de Mirta Graciela Zabalegui –de 68 años- que fue asesinada a golpes.

El desorden en el inmueble, el faltante de elementos de valor y las declaraciones de los testigos permitieron confirmar que fue un hecho en ocasión de robo y que los autores podrían ser algunas personas a los que la mujer les había pedido cambiar moneda extranjera.

El domingo pasado personal de la DDI aprehendió a tres personas de nacionalidad peruana en un departamento en Bolívar. En una primera instancia los tres quedaron detenidos por infracción a la ley de drogas ya que secuestraron casi medio kilo de cocaína, dos celulares, más de 60 mil pesos, una balanza y otros objetos destinados al fraccionamiento de la droga.

Antes del cambio de turno el fiscal Leandro Arévalo debió intervenir en otro homicidio, aunque en este caso la declaración que la víctima pudo hacer durante su traslado al HIGA permitió avanzar en su esclarecimiento. Ariel Ricardo Rodríguez fue baleado en la esquina de la calle Catriel y la avenida Jacinto Peralta Ramos por una persona con la que había discutido fuertemente.

El joven de 22 años murió poco después en el hospital y el joven al que había señalado como su atacante fue detenido el lunes por la tarde en un hotel alojamiento de la ruta 88. En poder de Emiliano Gavilán secuestraron una pistola calibre nueve milímetros marca Taurus, sin numeración visible, con cargador sin municiones.

El cuarto homicidio en cinco días se confirmó este martes a la mañana desde el HIGA con el fallecimiento de Federico Sánchez horas después de haber sido baleado en Leguizamón y Balcarce. Apenas dos semanas antes del ataque, el joven de 28 años había sido atacado a golpes en la misma zona, por lo que la principal hipótesis del fiscal Fernando Castro es que se trató de un ajuste de cuentas.

https://www.0223.com.ar/nota/2019-9-10-20-1-0-cuatro-homicidios-en-cinco-dias-como-esta-cada-una-de-las-investigaciones