La Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires dispuso hoy implementar el Banco de Datos Genéticos (BDG) que estará conformado, en una primera etapa, con las huellas genéticas relacionadas con investigaciones por delitos contra la integridad sexual.

Según se informó, el Tribunal decidió que, en una segunda etapa, también se incorporarán perfiles genéticos para la investigación de delitos contra la vida, la identidad y la libertad de las personas.

La Resolución 2080/19 se dio a conocer en el marco de una reunión de trabajo encabezada por el Presidente del Tribunal, Eduardo Néstor de Lázzari, y el Procurador General, Julio Conte Grand, de la que también participaron funcionarios del Tribunal y el Ministerio Público, junto a expertos en análisis de ADN de la Dirección General de Asesoría Pericial (DGAP).

Actualmente en la provincia de Buenos Aires existen tres Laboratorios: La Plata (de la Suprema Corte), Junín (de Procuración), y San Martín (de Superintendencia de Policía Científica, dependiente del Ministerio de Seguridad), que realizan análisis de ADN en el marco de las investigaciones criminales con el objetivo de identificar los rastros biológicos recolectados.

La identificación se realiza comparando los perfiles de los rastros con el correspondiente a los individuos sospechados pero son muchas las causas que permanecen con autor ignorado.

La puesta en funcionamiento del BDG de la Provincia de Buenos Aires abre la posibilidad de identificar dichos rastros, a través de la comparación de perfiles con los correspondientes a individuos vinculados en las causas comprendidas por delitos sexuales.

Según se informó, la búsqueda es efectiva no sólo para la identificación de los rastros sino también para la agrupación de causas relacionadas con un mismo autor.

En cada Laboratorio funcionará una base de datos local, desde la que se elevarán los perfiles al Banco de Datos Géneticos de la Corte.