El juez federal Claudio Bonadio envió este viernes a juicio oral y público a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al diputado nacional Julio De Vido y a diversos ex funcionarios y empresarios en la causa que investiga los denominados cuadernos de la corrupción y dos expedientes derivados de esa pesquisa.

A más de un año de ordenar la detención de Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta, quien era la mano derecha de Julio De Vido, Bonadio dio por clausurada la instrucción y envió a juicio oral a la senadora Fernández de Kirchner, acusada de ser Jefa de una asociación ilícita que se dedicó a la recaudación “de fondos ilegales”, es decir sobornos.

El expediente cuenta con 172 procesados y 31 imputados colaboradores. Junto a la candidata a vicepresidenta, fueron enviados al banquillo de los acusados De Vido, Baratta, Centeno y un extenso listado de empresarios.

De esos 172 acusados, en esta instancia Bonadio elevó a juicio a poco más de 70, ​entre ex funcionarios y empresarios. El juez resolvió sobreseer a los empresarios por el delito de asociación ilícita, y sólo deberán responder como acusados por cohecho activo.