Le falta confianza y no tiene respuestas el Lobo: tercera caída con Diego como entrenador y la séptima consecutiva. El Millonario sumó un éxito importante para esperar el superclásico por la Copa Libertadores del martes ante Boca.

Gimnasia y Esgrima La Plata sufrió otro duro golpe y sigue en caída libre. Ahora que bajó la euforia por la llegada de Diego Maradona, asoma una realidad incontrastable: ni siquiera pudo contra los suplentes de River, perdió por 2 a 0, lleva tres derrotas al hilo con el Diez en el banco y el descenso parece el destino final. Para el Millonario se trata de un resultado alentador para esperar el partido del martes, a las 21.30, ante Boca por la semifinal de la Copa Libertadores.

La jerarquía de Ignacio Scocco le alcanzó a River. Asistió a Jorge Carrascal, en el primer gol, y convirtió el segundo en el complemento. Gimnasia, que no había hecho un mal primer tiempo, cayó preso de sus propios nervios y fue entrando en un laberinto del que no pudo salir. Para el Lobo es la séptima caída consecutiva, tras el empate en la primera fecha de la Superliga.

Diego Maradona siguió con preocupación el partido. Gestos muy adustos ante cada jugada del Lobo, que se fue desinflando. Resignación, preocupación. Gimnasia intentó, pero no pudo y desde el banco no encontró, tampoco, respuestas. Además de Scocco, River contó con un buen partido de su arquero Bologna y Carrascal. Javier Pinola fue titular y Exequiel Palacios y Paulo Díaz entraron en el segundo tiempo