El candidato del Frente de Todos había dicho que debía incrementarse ese impuesto, aunque después dio marcha atrás

La propuesta de Alberto Fernández de aumentar el Impuesto a los Bienes Personales fue rechazado tanto por el presidente Mauricio Macri como por el candidato de Conseno Federal, Roberto Lavagna.

Según trascendió, la idea en el Gobierno es no aplicar ningún cambio a la actual estructura, que “ha ido bajando en la reforma tributaria de 2017 y no está previsto volver a subirlo”.

En el mismo sentido se expresó Lavagna, quien durante un acto de campaña en Morón dijo que “no hay que subir ningún impuesto”. Incluso se mostró proclive a “bajarlos y yo tengo uno preferido. Todo aquel que impida crear trabajo”.

En el contacto que mantuvo con los que asistieron a la charla ante unas 300 personas, el ex ministro de Economía hizo hincapié en que “la prioridad es crear trabajo y poner en marcha la economía. Hay que generar abundancia y distribuir con equidad”.

Días atrás Alberto Fernández, hablando de las medidas aplicadas en Uruguay para bajar el déficit fiscal, dijo que una de las medidas implementadas era la de subir el Impuesto a los Bienes Personales. Sin embargo, las críticas que levantó de parte de especialistas tributarios lo hicieron dar marcha atrás sobre el tema y decir que “exige un estudio mayor”.

Tras aclarar que se trata de un gravamen que “no lo debe pagar el ciudadano de la clase media que tiene un auto y una casa”, el postulante kirchnerista dijo que “yo expliqué que si estudian bien, Uruguay tenía un déficil fiscal primario parecido al de Argentina ahora. Y después agregué que el superávit logrado en gran medida lo logró porque cambió el sistema impositivo y gravó los Bienes Personales, cosa que yo creo que en Argentina debería hacerse porque Macri los bajó sustancialmente con un sentido de ir eliminándolo”.