Una de cada ocho mujeres puede padecer cáncer de mama. El 85% de los tumores puede ser detectado por medio de una mamografía anual y el 95% de los casos tiene un buen pronóstico con un diagnóstico temprano.

En el mes de la conmemoración por el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, es fundamental sensibilizar a las mujeres sobre la importancia de la visita anual al médico mastólogo. Este chequeo y el diagnóstico temprano son sumamente importantes para poder detectar la enfermedad de manera precoz, y así mejorar el pronóstico y la recuperación.

En la Argentina, cada año se diagnostican 18.000 casos nuevos y fallecen 6.000 mujeres como consecuencia de esta enfermedad. Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de esta lucha. De esta manera se puede establecer un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, por lo que las posibilidades de curación son elevadas.

Factores de riesgo y prevención
Aunque se desconocen las causas del cáncer de mama, desde el Instituto Nacional de Cáncer reconocen que existen factores que aumentan el riesgo:

-Ser mayor de 50 años.
-Antecedentes personales de cáncer de mama o de enfermedad pre-neoplásica de mama.
-Antecedentes familiares de cáncer de mama.
-Tratamiento previo con radioterapia dirigida al tórax.
-Terapia de reemplazo hormonal.
-Primera menstruación a edad temprana.
-Edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber tenido hijos.
-El sobrepeso, el sedentarismo, y consumo excesivo de alcohol son factores que se pueden evitar para disminuir el riesgo de tener cáncer de mama.

El cáncer de mama hereditario representa sólo alrededor del 5-10% de todos los casos de este tipo de cáncer.

Derribando mitos
Aún conociendo la importancia y beneficio de la detección a tiempo, existen muchos mitos alrededor de este tipo de cáncer. Desde el Instituto Nacional del Cáncer acercan la información:

• Si no se tiene antecedentes familiares no hay riesgo – FALSO

Si bien la predisposición hereditaria es uno de los principales factores de riesgo, más 80% de las mujeres afectadas por cáncer de mama no tiene antecedentes familiares. Por eso es recomendable realizar los controles periódicos en salud, con un examen físico anual por parte de un profesional y a partir de 50 años una mamografía cada 2 años.

• Si no hay síntomas no hay que preocuparse – FALSO

El 75% de casi 18.000 mujeres que son diagnosticadas cada año con esta enfermedad en la Argentina no tenían ningún factor conocido de importancia; muchas de ellas no tienen síntomas específicos. Por eso es esencial el control periódico. En algunos casos la enfermedad se anuncia a partir de algún síntoma como nódulos en la mama, cambios en la coloración o textura de la piel, ganglios axilares duros o persistentes entre otros. Esos síntomas deben llevar a la mujer a la consulta.

• La mamografía puede reemplazarse por la ecografía – FALSO.

La Mamografía es irremplazable, siendo la ecografía sólo complementaria

• Puede generar cáncer de tiroides – FALSO.

La glándula tiroides no está expuesta a los rayos, por lo que no tiene relación alguna con el cáncer de tiroides. Además, la dosis de radiación que se utiliza en una mamografía es muy baja y tampoco produce cáncer en ningún otro órgano.

• Tengo implantes, no puedo realizarme mamografía – FALSO.

Se puede realizar la mamografía aún con implantes. Para evaluar adecuadamente los tejidos mamarios el especialista realiza una maniobra especial, que también es indolora.

La mamografía es una técnica no invasiva, rápida, indolora y efectiva. Detecta cáncer o lesiones mamarias de alto riesgo de malignizarse muchos años antes de que sea palpatorio o se manifieste clínicamente, ya que el cáncer de mama es una enfermedad silente y de lenta progresión.