El presidente de la Cámara saliente y su sucesor se reunieron durante una hora y media. Habrá prórroga de ordinarias y dos sesiones extraordinarias en enero. Los temas.

Amigos íntimos desde la adolescencia, Emilio Monzó y Sergio Massa, iniciaron este jueves la transición en la Cámara de Diputados. En un clima cordial y distendido, el presidente saliente y el entrante tuvieron la primera reunión de cara al traspaso y dialogaron sobre la agenda de temas que se debatirán en los albores del gobierno de Alberto Fernández.

El encuentro tuvo lugar en el Salón de Honor de la Cámara baja y duró alrededor de una hora y media. Los protagonistas hablaron de la agenda legislativa -que ya tiene el visto bueno del presidente electo, Alberto Fernández- y también tocaron algunos temas administrativos, con la presencia de la actual secretaria del área, Florencia Romano.

La primera actividad que tendrá el recinto es la Asamblea Legislativa que proclamará a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner como la ganadora de las elecciones del 27 de octubre. Se trata de un trámite formal y usualmente veloz, que se llevará adelante el próximo miércoles 13.

Una semana después, el miércoles 20, habrá una sesión ordinaria, que podría ser la última de la Cámara de Diputados con la actual composición. Hay acuerdo para tratar dos proyectos de impacto social: el de ley de góndolas, que busca evitar los abusos en cadenas de supermercados; y el de alquileres, que intenta equilibrar la relación entre inquilinos y propietarios.

Serán los dos temas principales de una sesión donde además podría tratarse, por impulso de Cambiemos, la ley de “ficha limpia”, que impide a los condenados por corrupción ser candidatos a candidatos electivos. El temario también incluiría una serie de proyectos no conflictivos, pertenecientes a diputados que terminan mandato.

El 4 de diciembre será la jura de los 130 diputados electos por los 24 distritos y la designación de autoridades parlamentarias y administrativas para el próximo mandato. Todos ellos asumirán sus cargos el 10 de diciembre, a la par del nuevo gobierno.

La principal novedad, que Massa le comunicó este jueves a Monzó, es que se prorrogarán las sesiones ordinarias hasta fin de año y el Poder Ejecutivo convocará a extraordinarias para enero, con dos fechas tentativas de sesión, el 8 y el 22. Diciembre y enero serán, entonces, dos meses decisivos para las primeras leyes de la nueva gestión.

La prioridad será el Presupuesto 2020, y en ese sentido, según fuentes consultadas, el gobierno de Fernández modificará “todas las planillas” del proyecto que envió Mauricio Macri. Una vez sancionada le “ley de leyes”, vendrá el debate sobre el reperfilamiento de la deuda, que podría darse entre diciembre y enero.

Otras de las leyes de la primera etapa de Fernández serán la creación del Consejo de Seguridad y del Consejo Económico y Social, las cuales, en principio, no serían foco de conflicto. También se buscará darle formato de ley al Plan “Argentina contra el Hambre”, lanzado por Alberto durante la campaña y encabezado por el actual diputado Daniel Arroyo.

Monzó y Massa volverán a reunirse en los próximos días con los papeles sobre la mesa, para encauzar la transición. “Poner de pie a la Argentina será un trabajo que necesita de todos. Garantizar un trabajo conjunto, serio y ordenado hasta el 10 de diciembre será clave para conseguirlo”, expresó el presidente entrante en su cuenta de Twitter.