El vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, condenó “la intromisión militar” en Bolivia que desencadenó en la renuncia del presidente Evo Morales y pidió que se restablezca el orden constitucional.

Salvador se diferenció de la gobernadora María Eugenia Vidal, quien todavía no se expresó sobre la crisis política en Bolivia, al condenar “la intromisión militar y la interrupción del orden constitucional”.

Sus palabras fueron acorde con las del Comité Nacional de Unión Cívica Radical (UCR) que, a través de un comunicado habló de “golpe de Estado”.

“Las autoridades electas en cada comicio deben gozar de la legitimidad que da la limpieza en dichos procesos”, señalaron los radicales. Y agregaron: “Las tensiones deben resolverse en su marco legal sin injerencias ajenas al poder civil”.

Más allá del radicalismo, fueron pocas las voces que se refirieron a la situación boliviana dentro de Juntos por el Cambio.