Desde Montevideo, el presidente electo dejó en claro su intención de que el ex mandatario boliviano viva en Argentina

Desde Uruguay, el presidente electo Alberto Fernández dijo que cuando asuma “será un orgullo” que Evo Morales viva en la Argentina.

Durante la conferencia de prensa que brindó tras reunirse con el mandatario uruguayo, Tabaré Vázquez, en el marco de una visita a ese país durante la cual también se encontrará con el candidato presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez, quien el domingo 24 disputará el ballotage con Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, Alberto dijo que “para mí va a ser un honor recibirlo en Argentina, a él y a Alvaro Linera”.

“Argentina es casa de todos los bolivianos. Para mí el día que llegue a la Presidencia va a ser un honor recibirlo a Evo Morales y a Alvaro Linares en Argentina. Si hubiera sido yo el presidente le hubiera ofrecido asilo el primer día. Saben que Argentina es su casa, como es casa del más de un millón de bolivianos que viven en Argentina, así que encantado lo recibiré”, fueron sus palabras.

Fernández llegó al mediodía a la residencia oficial de Vázquez, donde mantuvo con el presidente uruguayo una reunión bilateral, y luego otra ampliada, para después almorzar con el candidato Martínez.

Fernández visitó Uruguay en los días previos a las PASO del 11 de agosto, cuando estuvo con José “Pepe” Mujica, visita retribuida luego por el uruguayo, que pasó dos veces por Buenos Aires, donde participó de actividades junto al presidente electo.

Ya Emilio Pérsico, uno de los referente del Movimiento Evita, había revelado la intención de Alberto de que el ex presidente boliviano “se venga a vivir” a la Argentina a partir del 11 de diciembre.

“Nos dio la sorpresa de que está planteando que Evo venga el 11 acá a la Argentina. Esto para nosotros es de una gran felicidad, dentro de la desgracia que implica esto para el pueblo boliviano. Acá podemos hacer más para que Evo pueda volver a Bolivia”, señaló el dirigente social.

Según señaló Pérsico, si Evo Morales viaja a la Argentina estaría más cerca de Bolivia para “regresar a la lucha política y social”.