La Selección argentina, con Lio Messi en cancha, se quedó con el Clásico amistoso disputado hoy ante Brasil en Arabia Saudita. El mismo Lionel marcó el 1-0 del conjunto de Lionel Scaloni, que tuvo un primer tiempo un tanto flojo pero que mejoró en el complemento e incluso pudo haber aumentado la diferencia pero falló en la definición.

La historia parecía no comenzar bien para Argentina, que intentó jugar en el fondo desde el inicio y cometió serios errores que derivaron en un penal de Paredes contra Gabriel Jesús cuando iban apenas 8 minutos.

Las de Tite tenían la pelota, llevaban peligro y finalmente contaron una situación inmejorable para ponerse en ventaja. Sin embargo, el mismo delantero, que hizo tirar a Andrada hacia el otro costado, tiró el balón afuera.

Apenas unos minutos después, a los 12, apareció Messi. El 10 escapó por derecha y se filtró al área donde también fue volteado. Penal para Argentina, el segundo del juego con apenas cuatro minutos de diferencia. En este caso, la Pulga también falló pero metió el rebote y la Selección se supo en ventaja antes del cuarto de hora. El último cotejo que había jugado Messi con la casaca Argentina fue el que le ganó 2 a 1 a Chile, en San Pablo, por el tercer puesto y fue expulsado por el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar por agredirse con Gary Medel.

Aún después de la apertura del marcador, la verdeamerela siguió siendo la dueña de la pelota y del mediocampo. El conjunto brasileño la movía de lado a lado y era vertical a la hora de atacar pero no encontraba el pase final que le permitiese lastimar al arquero Andrada.

Paqueta y Danilo ensayaron sendos remates al arco pero en el primero no hubo demasiado problema para el control del arquero, y el segundo se fue desviado.

La Selección la tenía poco y cuando lo lograba buscaba tratarla bien apoyándose en sus jugadores de control como Ocampo y Paredes y la velocidad de Lionel Messi. La Pulga hizo una gran jugada individual sobre el final del primer tiempo pero el arquero Alisson le ganó el duelo y se quedó con el envío cruzado.

PUDO HABER AUMENTADO

En el inicio del complemento, el conjunto de Scaloni se propuso cuidar mejor el balón e intentar afianzarse en el dominio. Y por momento logró hacerlo, realizando triangulaciones interesantes. Claro que no era una premisa fácil porque Brasil seguía haciendo lo suyo y las alternativas se volvieron cambiantes al menos en el primer cuarto de hora.

El técnico albiceleste, con el fin de no pasar sobresaltos, mandó a la cancha a Acuña para conseguir un ida y vuelta y un equilibrio que no ofrecía Lo Celso. El equipo pasó a controlar más cerca de su arco, el juego comenzó a volverse un poco más trabado y Brasil fue perdiendo claridad.

En medio de un desarrollo poco vistoso, Messi casi mete un golazo en el minuto 21 cuando ensayó un tiro libre desde lejos que el arquero Alisson pudo sacar por encima del travesaño. Y el mismo golero, que siempre suele estar bien ubicado, le sacó también un bombazo a Leandro Paredes.

Pasada la media hora pasó a ser preponderante la velocidad del astro argentino para comenzar a aprovechar los contragolpes y encontró en Nico González un buen socio para aplicar la modalidad. Pero el albiceleste perdonó en al conjunto de Tite, incluso desaprovechando una ocasión muy clara en los pies de Lautaro Martínez.

El reloj fue corriendo y el resultado no se movió porque el conjunto argentino no le acertó al arco y porque los brasileños atacaron con más ímpetu que juego. Fue 1 a 0 en un partido que tuvo un tiempo para cada uno. La Selección volverá a jugar el lunes próximo en Tel Aviv, Israel, ante Uruguay, en un cotejo que por ahora, pese al conflicto bélico en Oriente Medio, está confirmado.

PUDO HABER AUMENTADO

En el inicio del complemento, el conjunto de Scaloni se propuso cuidar mejor el balón e intentar afianzarse en el dominio. Y por momento logró hacerlo, realizando triangulaciones interesantes. Claro que no era una premisa fácil porque Brasil seguía haciendo lo suyo y las alternativas se volvieron cambiantes al menos en el primer cuarto de hora.

El técnico albiceleste, con el fin de no pasar sobresaltos, mandó a la cancha a Acuña para conseguir un ida y vuelta y un equilibrio que no ofrecía Lo Celso. El equipo pasó a controlar más cerca de su arco, el juego comenzó a volverse un poco más trabado y Brasil fue perdiendo claridad.

En medio de un desarrollo poco vistoso, Messi casi mete un golazo en el minuto 21 cuando ensayó un tiro libre desde lejos que el arquero Alisson pudo sacar por encima del travesaño. Y el mismo golero, que siempre suele estar bien ubicado, le sacó también un bombazo a Leandro Paredes.

Pasada la media hora pasó a ser preponderante la velocidad del astro argentino para comenzar a aprovechar los contragolpes y encontró en Nico González un buen socio para aplicar la modalidad. Pero el albiceleste perdonó en al conjunto de Tite, incluso desaprovechando una ocasión muy clara en los pies de Lautaro Martínez.

El reloj fue corriendo y el resultado no se movió porque el conjunto argentino no le acertó al arco y porque los brasileños atacaron con más ímpetu que juego. Fue 1 a 0 en un partido que tuvo un tiempo para cada uno. La Selección volverá a jugar el lunes próximo en Tel Aviv, Israel, ante Uruguay, en un cotejo que por ahora, pese al conflicto bélico en Oriente Medio, está confirmado.