Para Guaidó, la jornada de este sábado marcará la ruta de una “protesta permanente”, aunque la base opositora muestra síntomas de cansancio y desespero en medio de la peor crisis económica de la otrora potencia petrolera

Partidarios del opositor Juan Guaidó se movilizan este sábado para exigir la salida del presidente Nicolás Maduro, quien también congrega a sus partidarios ante supuestos planes para reeditar en Venezuela el “golpe de Estado” contra Evo Morales en Bolivia.

Con banderas del país y de partidos opositores, cientos de personas se movilizaban desde media mañana hacia la plaza José Martí (este de Caracas), donde Guaidó, reconocido como mandatario encargado por medio centenar de países, pronunciará un discurso.

“Venimos con expectativas muy altas, que no sea una marcha más en la cual se monten en una tarima los políticos a decir cuatro cosas y todo mundo a su casa”, dijo a AFP Omar Kienzler, estudiante de derecho de 19 años.

La jornada resulta clave para el liderazgo el jefe parlamentario, quien en los últimos seis meses no ha logrado organizar manifestaciones masivas como las que acompañaron su autoproclamación como presidente en enero, con reconocimiento de medio centenar de países encabezados por Estados Unidos.

“Vamos a la calle a reencontrarnos ejerciendo mayoría”, tuiteó este sábado Guaidó, quien exige a Maduro que cese la “usurpación” del poder para convocar a elecciones.

Aunque llamó a estas protestas en octubre, el ingeniero de 36 años intenta aprovechar la reciente caída de Morales para elevar la presión en la calle, mermada al no poder cumplir su promesa de sacar a Maduro este año “por las buenas o por las malas”.

“¡Evo ya se fue, Maduro se va, Venezuela grita queremos libertad!”, cantaba el albañil Rafael Castillo, de 65 años, agitando un hueso de res. Las manifestaciones, que se extendían a otras ciudades, transcurrían en calma.
– Liderazgo de Guaidó en juego –

Diez meses después de su juramentación, Guaidó no ha logrado quebrar el decisivo apoyo de los militares al gobernante socialista, al que acusa de haberse hecho reelegir “fraudulentamente” en 2018.

“Esta también es su lucha”, insistió la víspera dirigiéndose a la Fuerza Armada, empoderada durante los gobiernos de Maduro y su fallecido antecesor Hugo Chávez (1999-2013).