Las autoridades de la planta que está en el Puerto marplatense ya citó a sus trabajadores para este jueves para comenzar labores de producción con caballa fresca.

La planta que tiene La Campagnola en el Puerto de Mar del Plata volvió este jueves a la actividad después de permanecer con su producción paralizada desde principios de septiembre, a raíz del impacto de la crisis que se arrastra hace meses en el país y que dificultó particularmente la realidad económica financiera de la tradicional firma.

Desde el Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (Soip) le confirmaron a 0223 que las autoridades de la fábrica local citaron a los empleados para que concurran este jueves a sus lugares de trabajo y se comience con labores para envasar caballa fresca.

De todos modos, el inicio de la actividad no será con la habitual jornada completa de 9 horas sino con una jornada parcial. “Quieren arrancar ahora porque como hay caballa fresca, se puede envasar y la idea es es hacer seis mil bultos para este año”, detallaron fuentes del gremio, que agregaron: “Lo demás que entre fresco, se va a congelar, se dejará para el 2020 y así evitamos estar tanto tiempo parados”.

La firma tiene previsto reiniciar su producción con total plenitud a partir del 9 de diciembre, con la llegada de atún. “Ahí retorna toda la operación en pos de prepararse para la celebración de Pascuas del año que viene”, confirmaron, por otra parte, fuentes de Arcor – grupo inversor que explota la marca desde el 2006 – que consultó este medio.

Desde la organización que conduce la dirigente Cristina Ledesma precisaron que actualmente hay 65 trabajadores en la planta de La Campagnola, después de que se produjera el alejamiento de parte del personal por retiros voluntarios y otras circunstancias.

La Campagnola también había estado parada durante más de dos meses a comienzos de año y en marzo volvió a funcionar. Según explicaban desde la empresa, habría un “sobrestockeo” de enlatados que se sumaba a la falta de actividad, “que era normal para esa época del año”.

El parate de la actividad que se había decidido en Mar del Plata tiempo atrás se dio en un contexto muy adverso para la empresa que pertenece al grupo Arcor, que ya avanzó con el cierre de dos plantas en la provincia de Mendoza, dejando sin empleo a 125 personas.