Fue la última sesión del período ordinario y también la de muchos legisladores que terminan su mandato. Las iniciativas, que fueron giradas al Senado, buscan llevar alivio a inquilinos y consumidores.

La Cámara de Diputados aprobó en la última sesión del período ordinario los proyectos de leyes de alquileres, que estipula nuevas condiciones para los contratos de locación, y de góndolas, que regulará la exhibición de los productos en los supermercados.

Esta sesión también fue la última de muchos diputados que tuvieron una reconocida actuación en el cuerpo legislativo, como los macristas Daniel Lipovetzky y Nicolás Massot, los peronistas Diego Bossio y Pablo Kosiner, los radicales Luis Borsoni y Olga Rista y el economista y diputado de Consenso Federal Marco Lavagna.

Los jefes de las bancadas de Cambiemos, Mario Negri; del Frente para la Victoria, Agustín Rossi; del PJ, Pablo Kosiner, y de Consenso Federal, Graciela Camaño, despidieron a los diputados que terminan su mandato pero hicieron hincapié en la gestión del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó.

Antes, se aceptaron las renuncias de los legisladores del FPV María Emilia Soria, Sergio Leavy, Darío Martínez, de los peronistas José Orellana, Gustavo Saadi y Martín Llaryora y de la santiagueña Claudia Zamora.

También se aceptó la dimisión de Elisa Carrió a partir del 1 de marzo, pero esa renuncia fue cuestionada por la diputada de la Red por Argentina Araceli Ferreyra y por la de la bancada peronista Carolina Moisés.

Tras ello, la Cámara de Diputados comenzó el debate del proyecto de ley de alquileres, que contempla la extensión del contrato a tres años, una actualización anual de ese acuerdo basado en un promedio del aumento de salarios e inflación y un nuevo sistema de garantías.

La iniciativa fue sancionada en general por 192 votos, que fueron aportados por la mayoría de los diputados del interbloque Cambiemos, el Frente para la Victoria, el massismo, Alternativa Federal y la izquierda, mientras que 24 legisladores se abstuvieron, en su mayoría del macrismo.

El proyecto fue el primer tema que se debate en la última sesión del periodo ordinario, en cuyo transcurso se discutieron después el de Góndolas y un centenar de iniciativas con acuerdo de todo el arco político.

Los aspectos centrales de la reforma del Código Civil y Comercial referidos a la ley de alquileres son la extensión de un contrato de dos a tres años y un nuevo mecanismo de actualización anual (en lugar de semestral), que se calculará en base al aumento de la inflación y el salario.

En ese sentido, se establece una fórmula para la actualización de los precios, combinando el IPC (Índice de Precios al Consumidor) con el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables).

Posteriormente, Diputados aprobó por amplia mayoría y giró al Senado el proyecto de ley de góndolas que obliga a los supermercados a diversificar la oferta de sus productos, para combatir los abusos de posición dominante y la suba de precios injustificada.

El proyecto aprobado por los diputados establece que las cadenas comerciales podrán otorgar a un grupo empresario o proveedor el 30% de una góndola, que deberá compartir con al menos otros cinco proveedores.

También determina que se le deberá otorgar un 25% a los productos producidos por las pymes y un 5% a los de la agricultura familiar.

Además se sancionó, a propuesta de Agustín Rossi, un proyecto para destinar recursos del presupuesto 2020 para reequipar las Fuerzas Armadas.

En cambio fue rechazada la propuesta del diputado radical José Riccardo para que se incluyera en la sesión el proyecto que crea el programa integral de Educación Sexual.