El Xeneize fue muy superior de punta a punta, en una de las mejores actuaciones de la era de Gustavo Alfaro. Así, se despegó en la cima del torneo, a la espera del partido de Argentinos ante Newell’s de este lunes.

Boca, inmerso en un tenso clima político por las inminentes elecciones, logró abstraerse y enfocarse en defender la punta de la Superliga: le ganó 2-0 Unión, en la Bombonera, en un partido correspondiente a la decimocuarta fecha del certamen doméstico. Ramón Ábila y Alexis Mac Allister convirtieron los tantos para el vencedor. El conjunto dirigido por Gustavo Alfaro arrolló a su adversario, más allá de que la diferencia quedó en dos.

Boca salió al campo de juego con la intención de golpear rápido y aprovechar los problemas defensivos de la visita (que no contó con Bottinelli y Gómez Andrade, los centrales titulares). Y cumplió con su objetivo: a los dos minutos gritó el 1-0. Tras una atajada de Moyano a Salvio (la pieza más desequilibrante en el inicio), Wanchope Ábila -capitán- usufructuó el córner y saltó en soledad dentro del área para abrir el marcador.

El asedio no aflojó. El Xeneize obstaculizó los circuitos de elaboración del Tatengue y salió rápido de contra, con vértigo y precisión. Así, pudo ampliar el marcador con un remate cruzado de Emmanuel Mas y con un par de centros cruzados que sólo necesitaron un toque para terminar en la red.

Unión recién pudo lastimar a los 28 minutos de juego: Milo se filtró por la banda izquierda, enganchó y remató, pero Andrada contuvo sin problemas. Luego, Boca continuó siendo el pleno dominador de las acciones. Y no anotó el segundo tanto antes del descanso por la falta de puntería, una mala decisión o las buenas reacciones de Moyano, que le atajó dos intentos a Salvio.

En la segunda parte, el Xeneize apostó a rematar el resultado. Generó media docena de situaciones de gol clarísimas, poniendo permanentemente mucha gente en ataque en transiciones rápidas, con movilidad y buenas combinaciones. Boca volvió a ofrecer una imagen similar a la de la goleada contra Arsenal: el 2-0, a los 11 minutos, fue una jugada colectiva impecable.

Inició la jugada Capaldo, pasó por Mas, Wanchope Ábila hizo la pausa y habilitó al cambio de ritmo otra vez de Capaldo, quien asistió a Alexis Mac Allister, autor del grito. Boca se dio la oportunidad de que De Rossi sumara minutos luego de alrededor de tres meses y brilló. Llegó a los 28 puntos y sigue dando pasos firmes detrás del título local.

La decisión del ídolo boquense Juan Román Riquelme de sumarse a la nómina opositora de Jorge Amor Ameal y las acusaciones contra el ex enganche del actual presidente, Daniel Angelici, y de Diego Maradona hicieron subir la temperatura de un clima de por sí caliente. Pero más allá de las ovaciones al ex enganche y de algunos insultos, la actuación del equipo disipó todas las dudas.

Infobae y TyC Sports