Futuro integrante del Gabinete de Alberto Fernández, el diputado nacional sugirió dejar de lado una mirada “represiva” de la política de seguridad.

El todavía presidente del bloque Frente para la Victoria de la Cámara de Diputados, Agustín Rossi, negó internas en el Gobierno que viene y remarcó el “clima de armonía” con el que se logró en ambas cámaras la unificación de bloques del Frente de Todos. “Vamos a tener una representación parlamentaria fuerte”, enfatizó.

Rossi negó internas en el futuro Gobierno, y prefirió hablar de “diferentes miradas” que conviven, todo lo cual “se termina a partir de que el presidente electo toma una decisión”.

“Alguien puede ser muy bueno para determinada política y uno puede pensar que no la comparte, por eso no lo puede poner en el Gabinete”, aclaró el diputado en referencia a los nombres bochados para la futura administración.

Entrevistado por radio Mitre, Rossi puso como ejemplo a Domingo Cavallo: “Nadie puede discutir las condiciones de Cavallo, pero yo no lo pondría en un gobierno de nuestro espacio político, porque su mirada no coincide con la mirada política que llevamos adelante”.

Con relación a la unidad alcanzada en el Congreso, dijo que “hay un clima de armonía, se logró unificar los bloques de diputados y en el Senado, que no iba a ser tan fácil, por lo que yo entiendo viene encaminando muy bien y vamos a tener una representación parlamentaria fuerte”.

En otro pasaje, el probable ministro de Defensa de Alberto Fernández tomó distancia de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien a su juicio “ha puesto la violencia institucional por sobre todas las cosas, ha empoderado a las fuerzas de seguridad innecesariamente, ha avalado la teoría Chocobar y ha eliminado algo que veíamos cuando éramos chicos en cualquier película que cualquier policía del mundo antes de actuar daba la voz de alto”.

A su juicio, el Frente de Todos deberá desarrollar desde el Gobierno “una política de seguridad que tenga eje en una mirada preventiva de la seguridad”.

Rossi sostuvo que lo que debe hacerse con el delito es “evitar que se conforme y que al mismo tiempo lo que se tenga es un fuerte involucramiento en el desarrollo de la inteligencia criminal, que son las acciones de las policías modernas en todo el mundo para evitar que el delito no se cometa”.

Así las cosas, habló de dejar de lado “una mirada represiva de la política de seguridad” y actuar en conjunto con la justicia para evitar “excesos” de las fuerzas de seguridad.