La ceremonia tendrá lugar en el recinto de la Cámara de Diputados, que se prevé estará colmado de invitados. Mauricio Macri asistirá para entregarle a su sucesor la banda y el bastón presidencial.

Una nueva etapa en la historia argentina se abrirá este martes con el recambio de gobierno, cuando Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner juren como presidente y vicepresidenta de la Nación, respectivamente, en el Congreso Nacional. La ceremonia se realizará en el recinto de la Cámara de Diputados.

La llegada de los legisladores, las delegaciones extranjeras y los invitados comenzará a las 10.30 y se estima que minutos después de las 11 se constituya la Asamblea Legislativa, que será presidida por la vicepresidenta saliente Gabriela Michetti.

Como es habitual, se conformarán las comisiones de recepción de interior y de exterior -compuestas por diputados y senadores- que recibirán al presidente electo en su arribo al Parlamento, y se pasará a un cuarto intermedio hasta que ingresen al recinto Fernández y su compañera de fórmula.

Una vez allí, Michetti les tomará juramento a los integrantes de la fórmula ganadora el 27 de octubre. Acto seguido, en una escena que hace cuatro años atrás no se pudo concretar, el presidente saliente Mauricio Macri le hará entrega a su sucesor de la banda y el bastón presidencial.

Después, el nuevo mandatario dará su primer discurso ante la Asamblea Legislativa, y tras el mismo se dirigirá a la Casa Rosada para recibir el saludo de los jefes de Estado participantes de la asunción.

Por la tarde, Fernández les tomará juramento a sus ministros y, posteriormente, cerrará el “Festival Popular” en la Plaza de Mayo, cuando junto a Cristina Kirchner salga a saludar a los manifestantes alrededor de las 19.

Fernández se convertirá este martes en el séptimo presidente electo desde el retorno de la democracia, en 1983. El pasado 27 de octubre se consagró ganador en primera vuelta al obtener el 48,24% de los votos, bajo el sello del Frente de Todos, la alianza que unió a todas las vertientes del peronismo y les garantizó la vuelta al poder.