El tandilense Leonel Pernía, con Renault Fluence, se consagró hoy campeón del Súper TC 2000, tras salir segundo detrás del arrecifeño Agustín Canapino (Chevrolet Cruze), ganador del Gran Premio Coronación que se corrió en Centenario, Neuquén. Pernía, de 44 años, ganó su segundo título en el automovilismo nacional, ya que en 2018 obtuvo la corona en la Clase 3 del Turismo Nacional con un VW Vento, tras cinco subcamopeonatos en el Súper TC 2000.

El exfutbolista, que llegó a jugar en la Reserva de Boca Juniors en la misma posición que lo hizo su padre Vicente, pudo vencer en la lucha por la corona, al bonaerense Matías Rossi (Toyota Corolla), que culminó cuarto. Los seis primeros de la competencia fueron Canapino (Cruze), Pernía (Fluence), el mendocino Julián Santero, el bonaerense Matías Rossi, el loberense Mariano Altuna, los tres con Toyota, y el entrerriano Mariano Werner (Fiat Tipo).

Antes de la largada, el equipo Toyota anunció que su piloto número uno, el bonaerense Matías Rossi, correrá en 2020 en el Stock Car brasileño y resignará su participación en el Turismo Carretera, y que tendrá como coequiper al ex Fórmula 1, el paulista Rubens Barrichello.

La carrera tuvo un desarrollo anodino ya que no hubo sobrepasos importantes y Canapino la ganó de punta a punta. Pernía se mantuvo firme como escolta y su única preocupación fue mantenerlo a Rossi detrás suyo. Pernía llego a Neuquén con 170 puntos y Rossi 163, pero el tandilense obtuvo dos unidades por ganar la clasificación, y tres más por quedar al frente de la Súper Clasificación.

En la categoría escuela del automovilismo nacional, la Fórmula 2.0 Renault, el bonaerense de San Justo, Partido de La Matanza, Guido Moggia, ganó la final, y se quedó con el título, al superar al cordobés Mateo Polakovich.

Télam