No prestó testimonio ante la fiscal del fuero Penal Juvenil, Carmen Ibarra, por consejo de su defensora. El adolescente, hijo y tío de dos de las víctimas, está acusado del delito de “homicidio triplemente calificado” por el vínculo, alevosía y ensañamiento

El menor sospechado de haber tenido intervención en la masacre de Melchor Romero registrada el 1º de enero se negó a declarar ante la fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, Carmen Ibarra, por consejo de su abogada, la defensora oficial Raquel Ponzinibio. Según le confiaron a este diario fuentes judiciales, el chico “dice dos palabras y se larga a llorar”, por lo que no estaba en condiciones de prestar declaración para saber qué pasó en la casa del horror.

E. S., de 17 años, fue encontrado el lunes último caminando por la Autovía 2 a la altura de Samborombón y luego que el fiscal Marcelo Martini se declarara incompetente por tratarse de un menor la investigación pasó a la Justicia de Menores, donde intervienen Ibarra, ahora a cargo de la investigación, y la jueza María José Lezcano, quien lleva la causa.

En tanto, entre mañana y el viernes se llevará a cabo en el cuerpo técnico el examen psicológico y psiquiátrico al menor, el cual determinará si es imputable o no.

Además, se esperan los informes acerca del escenario del horror, en la vivienda de 523 entre 164 y 165. Fuentes judiciales aseguraron que los mismos “tardan en arrojar los resultados” y que la carpeta pericial ya cuenta con más de 200 hojas. También sostuvieron que “ya están las autopsias de los cuerpos” y están siendo analizadas.

Las mismas fuentes del caso aseguran que quedó descartada la versión de que E.S. estuvo escondido en el monte de Romero, donde se había desplegado un amplio operativo policial con más de 100 efectivos y del cual participaron desde Bomberos hastra perros. Es que como el adolescente al momento en que se apareció en el destacamento vial de Samborombón no presentaba ningún tipo de corte producto de los pastizales y cardos de la zona (cómo sí resultaron lastimados algunos de los policías que se internaron dentro del descampado), creen que se refugió en otro lugar. Esto también hace caer la teoría de que era de él la gorra que secuestraron tras la supuesta huída ante la presencia policial.

Con los elementos recabados, Lezcano dispuso la detención formal por entender que hay elementos suficientes para considerar que cometió el delito de “homicidio triplemente calificado” por el vínculo, alevosía y ensañamiento contra su madre, Graciela Holsbak, la pareja de la mujer, Raúl Bravo, su sobrina, Alma, de 5 años, cuyo cuerpo fue encontrado descuartizado en el interior de una bolsa.

Según el documento judicial al que pudo acceder diario El Día el adolescente E. “en un ataque cruel, con el empleo de armas blancas, actuando a traición y sobre seguro y causándoles padecimientos dio muerte a su madre, la pareja de ésta y a su sobrina”, se indicó en el pedido de detención.

 

 

 

https://www.eldia.com/nota/2020-1-8-11-52-0-masacre-de-melchor-romero-se-nego-a-declarar-el-menor-detenido-policiales