El gobernador Axel Kicillof y el ministro de Hacienda y Finanzas Pablo López confirmaron en conferencia de prensa el pedido para diferir el pago de capital de un bono de deuda externa que vence el 26 de enero, hasta el 1 de mayo. El mandatario aseguró que “la carga de la deuda en estas condiciones es insostenible” y pidió a los acreedores que actúen de buena fe para consensuar la postergación del vencimiento.

López comenzó afirmando que lo que se hizo fue “formalmente emitir una solicitud de consentimiento a tenedores de bonos de deuda externa que tiene un vencimiento próximo que es el 26 de enero y diferir el pago de capital hasta el mes de mayo”.

“Esto está estipulado en la letra de los contratos y es necesario llegar al umbral del 75 por ciento de los tenedores”, aclaró.

El ministro de Hacienda recordó que “venimos anunciando que el problema de la deuda es un problema central de este gobierno; ha crecido fuertemente la deuda en moneda extranjera y los cambios en la situación macroeconómica han afectado fuertemente las finanzas de la Provincia”. Por lo que consideró “necesario recuperar la sostenibilidad de la deuda”.

Por último, enfatizó que “es una propuesta justa y equitativa, atento a la capacidad de pago que tiene la Provincia”.

Por su parte Axel Kicillof remarcó que “la carga de la deuda, en las condiciones actuales del mercado, es insostenible” y sostuvo que “tenemos voluntad de honrar esos compromisos pero en estos momentos no hay capacidad de hacerlo”.

“Buscamos una resolución ordenada en consonancia que beneficie a todos”, dijo el Gobernador y anheló: “Esperamos que los acreedores tengan un accionar de buena fe y con madurez para impedir que la resolución de esta sostenibilidad sea desordenada”.

Kicillof volvió a cargar contra el gobierno anterior por el endeudamiento en moneda extranjera y contra la oposición legislativa por haber modificado la Ley Impositiva que mermó la capacidad recaudatoria, y destacó que “para recuperar la capacidad de pago hay que volver a crecer. Necesitamos ese espacio y es lo que estamos planteando a los acreedores. Esta propuesta es algo que podemos afrontar sin dificultades”.

“Lo que estamos tratando de evitar es que el sobreendeudamiento genere más dificultades de las que ya nos trajo. Estamos tratando de evitar que la deuda traiga más pesares a los y las  bonaerenses. Queremos evitar el no pago y por eso estamos llevando a esta propuesta. Esperemos que sea una resolución consensuada”, finalizó el gobernador bonaerense.