El gobernador Axel Kicillof enfatizó hoy que su administración trabajó desde un principio “lo más aceleradamente posible” en la negociación de la deuda provincial, luego de que se conocieran declaraciones de bonistas que se quejaban de una supuesta pérdida de tiempo de la provincia.

“Asumimos el día 11, el 20 convocamos a los bonistas, a una semana de asumir, después vinieron Navidad y Año Nuevo, que son épocas difíciles. El 7 convocamos a los bonistas formalmente y el 14 presentamos la propuesta”, enfatizó, minucioso, Kicillof. Después concluyó: “Venimos haciéndolo lo más aceleradamente posible”.

El gobernador formuló esas declaraciones en un breve contacto con la prensa en Israel, apenas unas horas después de que se difundiera en Argentina que un miembro de un comité de bonistas dijo, en referencia a su administración, que “perdieron el tiempo durante dos meses y después nos cantaron retruco con un cuatro de copas”.

El cruce tuvo lugar menos de 24 horas después de que el gobierno que encabeza Kicillof postergara hasta el 31 de este mes el plazo para que los tenedores del bono BP21 respondan si aceptan una propuesta del gobierno de postergar hasta el 1 de mayo un vencimiento de capital de esos papales de USD250 millones previsto originalmente para el lunes.

Las declaraciones del bonista fueron atribuidas por el diario La Nación a un integrante de uno de los comités que agrupan a esos inversores, al que no identificó. Ayer, una de esas entidades, el Buenos Aires Bund Holder Committe había dicho que el plazo para negociar que les había dado el gobierno era poco.

Kicillof, que participa de la visita a Israel que encabeza el presidente Alberto Fernández, volvió a enfatizar que trabaja esta cuestión en línea con la el gobierno nacional. “Es una estrategia que se encuentra en consonancia con la estrategia nacional, pero sobre todo con los principios que planteó el Gobierno nacional”, dijo.

Eso podría significar que si los bonistas aceptan posponer el pago, los BP21 ingresen en la renegociación general que el gobierno nacional planea tener lista para fines de marzo.

El gobernador se mostró moderadamente optimista respecto de la fatibilidad de que el pedido de posponer el pago sea aceptado. “Estamos en diálogo con los bonistas. Es un diálogo que esperamos que llegue a una solución  lo antes posible y constructiva, que sea una solución de buena fe y que permita llevar el proceso de búsqueda y restauración, como se llama la Ley Nacional de la Sustentabilidad, de la manera más ordenada posible”, dijo.