La nube de insectos agrava el cuadro de hambre y azota también zonas de Etiopía y Kenia, se cree que provocada por los cambios climáticos extremos de esa zona del Cuerno de Africa.

La plaga de langostas que azota al Cuerno de África fue declarada «emergencia nacional» en Somalia, donde los insectos devastan las reservas alimentarias de una de las regiones más empobrecidas y más vulnerables del mundo, anunció el domingo el ministro somalí de Agricultura.

«El ministro de Agricultura […] declara una emergencia nacional a causa del recrudecimiento actual de las langostas, que constituyen una amenaza importante para la frágil situación de la seguridad alimentaria de Somalia», indicó en un comunicado.

Somalia es el primer país de la región que se ha movilizado a nivel nacional para luchar contra la plaga de langostas, cuya aparición, según los expertos, está relacionada con las variaciones climáticas extremas.

Las nubes de langostas que atacan a varios países de la región tienen una magnitud histórica, de varios miles de millones de insectos, y devastan desde hace semanas extensas zonas de África del Este, tras unos bruscos cambios en el clima, que podrían resultar catastróficos en una región golpeada por la sequía y las inundaciones.

«Las fuentes de alimento de las personas y de su ganado están seriamente amenazadas», agregó el ministerio somalí de Agricultura, destacando que las langostas «consumen todo lo que tocan, han devastado enormes cantidad de cultivos y de forraje».

El gobierno tomó la decisión para concentrar esfuerzos y recolectar fondos, explicó, con el fin de contener la plaga antes de la cosecha, prevista en abril. Las langostas se han extendido desde Etiopía y Somalia hasta Kenia, donde la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estimó que, a finales de enero, una única nube de langostas cubría una superficie de 2.400 km2, equivalente a la extensión de Luxemburgo.

(Perfil)