El japonés Chitetsu Watanabe, reconocido por el Libro Guinness de los Récords por ser la persona más longeva del mundo, murió a los 112 años de edad, caso dos semanas después de lograr el reconocimiento, informó su familia.

El pasado 12 de febrero, Watanabe consiguió que la organización reconociera su edad y de esa manera su nombre quedara impreso en el famoso libro de los récords. Días después, Watanabe comenzó a padecer problemas respiratorios y falta de apetito, informó la prensa local.

“Era una persona con un humor y una curiosidad maravillosos. Tuvo una buena vida, siempre con una sonrisa y entusiasmo, un ejemplo a seguir. Nos estará observando con una sonrisa también desde el cielo”, dijo su nuera.

Watanabe nació el 5 de marzo de 1907 y confesó a los responsables del Libro Guinness que el secreto de haber sobrepasado la barrera de los 100 años se debió a la risa.

Fue declarada la persona más anciana del mundo tras el fallecimiento en 2019, a los 114 años de edad, del alemán Gustav Gerneth.