La paranoia por el coronavirus ha llevado a pasajeros chinos a usar medidas extremas para protegerse del virus.

Debido a la “gran escasez” de suministros médicos para proteger a los ciudadanos del contagio del coronavirus, los residentes de Hubei, provincia centro oriental de China, epicentro del brote, han empezado a usar botellas en la cabeza para prevenir ser contagiados.

El gobernador de la ciudad, Wang Xiaodong, informó en una rueda de prensa que los recursos son insuficientes para toda la población. Asimismo, resaltó la gravedad de la epidemia en la ciudad de Huanggang con 7.5 millones de habitantes, una de las que se encuentra aislada en la provincia.

La falta de mascarillas y el temor a contagiarse del virus han obligado a los ciudadanos a tomar medidas desesperadas, es por ello que han ideado usar las botellas de plástico en la cabeza. De igual manera, han optado por usar bolsas de basura para cubrirse las manos y pies.

“Los suministros médicos en nuestro hospital solo dan para un día de trabajo. No podemos recibir pacientes sin mascarillas y ropa de protección. Están casi agotadas y no tenemos dónde comprarlas”, declaró un trabajador del hospital de esa urbe.

“Algunos de nuestros médicos están vistiendo chubasqueros y se ponen bolsas de basura desechables para cubrirse los pies y protegerse”, detalló el trabajador. Por su parte, el primer ministro chino, Li Keqiang, indicó que reforzarán los suministros médicos para la lucha contra la infección.