El proyecto para reformar las jubilaciones de privilegio logró dictamen y mañana se debatirá en Diputados

El proyecto de reforma del sistema de jubilaciones de privilegio para jueces y diplomáticos logró este miércoles dictamen en el plenario de las comisiones de Previsión Social y de Presupuesto de la Cámara de Diputados y mañana se tratará en el recinto, durante la última sesión extraordinaria.

La decisión fue adoptada al término del debate en comisiones, en cuyo transcurso expusieron el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; el titular de la Anses Alejandro Vanoli; y representantes de las asociaciones de magistrados y de los trabajadores.

«El sistema de financiamiento de seguridad social no tolera más regímenes tan diferenciales porque vamos a tener problemas severos de financiamiento», advirtió Moroni al reclamar los cambios en el sistema especial de las jubilaciones que perciben, fundamentalmente, en el Poder Judicial.

Seguido, el funcionario nacional propuso «armar regímenes específicos» porque, explicó, «estamos hablando de sectores que tienen estabilidad en el cargo y largos períodos de aportes, con lo cual pueden armar un esquema personal de ahorro».

«No requieren que el resto de la masa de jubilados, que tal como planteó Vanoli, van a tener severos problemas para jubilarse, o sea no va a llegar porque tienen bajo nivel de aportes o aportes intermitentes, financie los regímenes diferenciales», completó Moroni, quien se retiró del debate pasadas las 15.30 porque debía asistir a la reunión de la paritaria nacional docente.

Por su parte, Vanoli recordó que el proyecto se elaboró «en el marco de una ley de emergencia, donde se tomaron decisiones que tuvieron impacto en el sistema general de jubilaciones».

«Genera una asimetría molesta tomar decisiones para el régimen general y dejar a salvo a los regímenes particulares. Por eso creo que este proyecto es un modesto avance, indudablemente sigue habiendo desigualdades», manifestó el titular de la Anses.

Más tarde, expuso el titular de la Asociación de Magistrados, Marcelo Gallo Tagle, quien aclaró que «la posición» de su entidad «no es de modo alguno tratar de obstaculizar el proyecto».

«Todo lo contrario, nosotros queremos que este proyecto avance y prospere, pero dentro de ciertos parámetros de razonabilidad en cuanto a las modificaciones que se proponen», agregó.

Galle Table también advirtió que «hay bastantes puntos oscuros en la ley que dan lugar a tener distintas interpretaciones«. Y alertó sobre las renuncias en el Poder Judicial, que adelantó podrían ser «numerosas«.

«Hay mucha gente que se está retirando del Poder Judicial, gente valiosa, honesta e idónea que durante muchos años de su vida ha puesto todo su esfuerzo en el Poder Judicial», lamentó.

El presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, dijo en declaraciones a Télam que «entre 100 y 150 jueces renunciarían de aprobarse esta ley» y afirmó que se trata de magistrados que «ya tienen la jubilación concedida por cumplir con los requisitos de edad (60 años) y aportes (más de 30 años)».

Lugones, camarista en San Martín, aseguró que la oleada de jubilaciones «generaría entre 380 y 430 vacantes» en el Poder Judicial, ya que se suman a los 130 pliegos que actualmente están en concurso en el Consejo de la Magistratura para cubrir cargos vacantes, algo que no se resuelve «de un día para otro», sino que lleva «a veces meses» debido al proceso natural que requiere el trámite.

(Clarín)