El intendente José Rodríguez Ponte se adhirió a una resolución del Gobierno Provincial para resguardar la sanidad de los vecinos.

Las medidas tienen una validez de 60 días y podrían extenderse según la situación que exista al momento de su culminación.

De esta manera se limitarán todos los eventos o actividades en los que se prevea la concurrencia importante de personas.

Además autorizó a las áreas gubernamentales a evaluar la situación y definir la suspensión de los talleres municipales por un plazo de 30 días.

Por último se ordenó suspender los viajes del área de transporte a lugares de riesgo, en forma especial hospitales públicos de grandes ciudades, sobretodo, cuando se trate de atenciones con especialidades cubiertas en la zona, debiendo las excepciones estar debidamente justificadas por la Secretaría de Salud.

También se le ordenó a la Unidad de Inspección Municipal controlar el cumplimiento de la norma que obliga a vender alcohol en gel con los valores estipulados el pasado 15 de febrero en donde, además, se asegura la oferta y provisión del mismo.