Quedaron imputados por delito penal que contempla una pena máxima de hasta 2 años.

Se suman dolorenses que hicieron caso omiso a la orden presidencial de permanecer en los domicilios.

Al ser consultados por el personal policial no pudieron justificar su circulación por la vía pública.

Las causas recayeron en el Juzgado Federal a cargo Dr. Alejo Ramos Padilla.

Todos recuperaron la libertad, pero fueron advertidos en caso de que vuelvan a violar la cuarentena se les agravará la situación al anexarse el delito de desobediencia.