Fernán Quirós estimó que ese es el tiempo que tardaron otros países en registrar una baja acelerada de contagios diarios.

Frente al elevado aumento de casos de coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires, especialmente en los barrios más humildes, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, reconoció este lunes que estima que la “montaña” en la curva podría durar hasta 10 semanas.

“Por la experiencia de todos los países del mundo, sabemos que han tenido un aumento leve de casos durante unos días y luego un aumento exponencial de la curva, que sube y luego baja de manera más acelerada. Eso esperamos que pase en la Ciudad. La mayoría han tenido entre 6 y 10 semanas. En ese rango creemos que vamos a estar”, dijo Quirós.

Igualmente, aclaró que se trata de una suposición “porque el nivel de exactitud es muy variable” y depende “del comportamiento de cada país”.

Ante la consulta sobre si ese es el tiempo que durará entonces la cuarentena, el funcionario fue determinante: “No puedo asegurar cuanto va a durar la cuarentena. Depende de la evolución de la curva en ese caso. Esto es semana a semana y es muy difícil planificar tanto para adelante”.

El ministro, además, dijo al canal TN que “aparentemente estamos en la base de la montaña, subiendo la ladera” y para saber si efectivamente este es el inicio del pico de contagios, habrá que esperar “entre 5 o 6 días”. Y agregó que “si es así, habremos empezado a subir esa montaña que dura entre 6 y 10 semanas”.

“Lo que venimos viendo en la Ciudad es que la curva ha tomado una dinámica nueva que empieza a ponerse exponencial, lo que significa el inicio de la curva final de casos de la ciudad y eso quiere decir que es el momento de mayor transmisibilidad y que los enfermos van a aumentar día a día”, reveló.

Quirós justificó también la medida del Gobierno porteño de restringir el comercio en centros de mayores aglomeraciones y pidió a la gente “un nuevo y último esfuerzo para poder pasar esta parte de la curva”.

“En los comercios barriales no ha habido mucha interacciona humana. En los fines de semana, con niños y padres ha sido ordenado y no puso en riesgo el aumento de casos. Pero pudimos comprobar que los lugares donde había grandes aglomeraciones de comercios, el nivel de interacciones fue mayor, por eso le hemos pedido un esfuerzo a este subgrupo para poder pasar este momento”, aseveró.

Y explicó: “Cuando vos estás en una avenida donde hay un negocio atrás del otro, la distancia social es prácticamente imposible, porque si bien intenta la gente cubrirla, hay todo tipo de interacción, interaccionarán humana con colas y gente circulando”.