HOGARES CONVIVENCIALES PARA NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES. HACIA EL FIN DE LA INSTITUCIONALIZACIÓN.

Nuestro país y las provincias que lo componen han diseñado estructuras legales tendientes a garantizar los derechos de todo niño, niña y adolescente, como así también a diseñar todos los mecanismos de protección de sus derechos y de medidas de restitución de los mismos cuando han sido vulnerados.

Una de las formas, que viene en marcado descenso, de proteger a los niños cuyos derechos habían sido vulnerados era recurrir a instituciones convivenciales, Estos hogares convivenciales se caracterizaron por tener estructuras y funcionalidades que en muchas situaciones poco resultaban para lograr una restitución de derechos. Por el contrario, las medidas de protección en instituciones no hacían ni más ni menos que continuar afectando la subjetividad y la estructura psíquica de los niños, niñas y adolescentes.

A los efectos de ir dejando atrás este triste antecedente, en diciembre de 2013 el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) publicó un documento que orientaba a ir dejando atrás la institucionalización para recurrir a las diferentes

figuras de familia, y que viene siendo receptado por los distintos tribunales en nuestro país.

En dicho documento, este organismo de la ONU refería que la institucionalización causa perjuicios a los niños, niñas y adolescentes que la sufren y debe ser limitada a casos absolutamente excepcionales y por períodos muy breves. Además de exponerlos a situaciones que pueden implicar graves violaciones a sus derechos, las instituciones no son el ámbito apropiado para los niños y su permanencia en éstas genera atrasos en el desarrollo.

Por ello, desde esta gestión municipal hemos decidido adherir al nuevo paradigma que viene siendo recomendado por los diferentes organismos nacionales y provinciales de niñez.

Esto implica en primera instancia desarrollar prioritariamente políticas de prevención de la institucionalización y apoyo a las familias, así como el desarrollo de alternativas a los cuidados de tipo residencial y la promoción de la reintegración, en el marco de planes orientados a la desinstitucionalización.

La separación de los niños, niñas y adolescentes de su familia como el establecimiento de medidas de cuidado alternativo deben ser justificadas, tener carácter temporal y ser orientadas a la recomposición de los vínculos familiares y la reintegración al medio familiar en el marco de la consideración del interés superior del niño. La excepcionalidad de la separación del niño de su familia, implica la necesidad de implementar políticas de prevención de la separación, redefinir objetivos de las medidas de protección y específicamente las que implican la permanencia del niño en una institución de protección y cuidado. Los estados deben procurar preservar ese vínculo interviniendo temporalmente y orientando su accionar a la reincorporación del niño a su familia y su comunidad, tan pronto lo permitan las circunstancias, siempre que eso no sea contrario a su interés superior.

Que en virtud de lo expuesto, nuestro municipio ha comenzado a rediseñar las políticas de niñez y las herramientas para la protección de los derechos en niños, niñas y adolescentes, adhiriendo a la postura del fin de la institucionalización. Que ante un riesgo o concreción de vulneración de derechos

en un menor, los efectores locales encargados de la protección de esos derechos o a la restitución de los que han sido vulnerados, diseñarán estrategias tendientes a la búsqueda de otros referentes afectivos, familiares o comunitarios (familias solidarias) con la ayuda de las diferentes áreas municipales – Niñez y Género, Salud, Desarrollo Social y Producción – y otras áreas dependientes de la Provincia (Servicio Zonal, Autonomía Joven) para el acompañamiento, apuntalamiento y seguimiento del caso.

Es dable destacar que sólo tres niños y niñas que se encontraban en las instituciones convivenciales de Dolores, fueron reubicados de acuerdo a estas nuevas recomendaciones y con el correspondiente contralor judicial, respetando en todo momento su superior interés. Tres de los niños se encuentran en vinculación para ser adoptados y las dos restantes fueron derivadas a un centro especializado infantil atento a las patologías de base, con los recaudos sanitarios que impone el protocolo de salud.

Por último, y no menos importante, se informa que el personal de las instituciones de referencia, fue reubicado en las diferentes áreas municipales que así lo requerían.

Dr. Francisco Stea

DNI 32.867.051

Director de Niñez y Género

Municipalidad de Dolores