Consta de 3 dosis y un refuerzo, a los 2, 4 y 6 meses de edad y al ingreso escolar.

A partir de hoy los niños y las niñas del país recibirán la vacuna inactivada Salk (IPV) en lugar de la vacuna antipoliomielítica oral bivalente (bOPV) conocida como “Sabin”, en el marco de la estrategia mundial para erradicar la poliomielitis, según se informó desde el Ministerio de Salud de la Nación.

De esta manera “se pasa del esquema combinado de vacuna Sabin y Salk a uno completo de Salk que consta de 3 dosis y un refuerzo de IPV a los 2, 4 y 6 meses de edad y al ingreso escolar, suprimiendo en el esquema actual la dosis de los 18 meses”.

La vacuna Salk, obligatoria y gratuita para todos los niños del país, tiene la característica de ser una vacuna inactivada y no presenta ningún riesgo de producir parálisis, al tiempo que es altamente efectiva para generar inmunidad en la persona que la recibe.

Desde la cartera sanitaria explicaron que con “esta modificación en el esquema de vacunación antipoliomielítica, Argentina cumple un nuevo hito en el camino asumido por todo el mundo y ratificado en la Asamblea Mundial de la Salud del 26 de mayo de 2012, en la cual se declaró que la erradicación de la poliomielitis representa una emergencia de salud pública a nivel mundial”.

Momento histórico
Desde la plataforma de Telesalud se realizó una videoconferencia con autoridades, expertos, integrantes de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain), del Instituto Malbrán y jefes provinciales del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), en la que se realizó un recorrido histórico sobre las epidemias que generó la poliomielitis en el país y en el mundo y las vacunas desarrolladas hasta su erradicación en la Región de las Américas.

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, inauguró la actividad y felicitó a todos por lograr este objetivo destinado a mejorar el Calendario Nacional de Vacunación, y bregó por seguir “trabajando como siempre, de manera federal, integral y articulada”.

Luego, Carla Vizzotti, la secretaria de Acceso a la Salud, afirmó que “tener este momento histórico en el medio de la pandemia es muy relevante para todos los que trabajamos en el área de vacunas”, y celebró que “llegue a la población y que nos iguale a todos”.

La querida “Sabin”
La vacuna bOPV, más conocida como Sabin oral fue esencial en la lucha contra la poliomielitis y permitió que en Argentina no se registren casos de polio desde 1984.

Gracias a su utilización en campañas masivas de vacunación, alrededor de 5 millones de niños se salvaron de la parálisis permanente, pero en ocasiones extremadamente infrecuentes, el virus atenuado de la vacuna bOPV puede mutar y tornarse de nuevo virulento produciendo parálisis en algunas personas.