Durante este 2020 la tradicional celebración se vio afectada por la pandemia por Coronavirus. Sin embargo, la comunidad recuerda este atractivo gastronómico que se transformó en turístico e impone a la ciudad como punto de referencia a la hora de viajar a la costa.

Por estos días la ciudad estaría de fiesta. Es que el domingo 7 hubiera sido la cuarta edición de la Fiesta de la Torta Negra. No obstante, desde la secretaría de cultura se recuerda y reconoce la labor constante y perseverante de la familia Latchuk que es el motor de la panadería “Del Pueblo”.

El año pasado unas 23.000 personas llegaron a General Lavalle para protagonizar largas colas y hacerse de, al menos, llevarse media docena de tortas negras.

Un horno a leña encendido por más de 48 horas, decenas de manos trabajando para alcanzar el objetivo de cocinar miles docenas de tortas negras y largas jornadas sin descanso. Con estas grandes acciones se puede resumir el trabajo que siempre encara la familia Latchuk a principios de junio.

Un secreto de tres generaciones que lleva agua, harina, grasa y cocción a leña –además de ingredientes secretos que desconocemos- y que comenzó a forjarse en 1959 con la instalación de la Panadería “Del Pueblo” y que hoy se mantiene vigente gracias a varios hermanos.