Desde el Colectivo Mujeres Dolorenses este 3 de junio llamamos a una MOVILIZACIÓN VIRTUAL que nos permita de manera consciente cuidarnos entre todas y todes mientras seguimos levantando nuestras banderas de lucha. Porque la pandemia no calla nuestro grito colectivo ni las tantas formas de decir #NI UNA MENOS.

3J En pandemia hay un grito que recorre la Argentina y la región
#NiUnaMenos ¡Porque vivas y libres nos queremos!

Cada 3 de junio: Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y no Binaries nos convocamos para gritar ¡Ni una menos! ¡Vivas y libres nos queremos!

Las Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y no Binaries seguimos resistiendo y no nos vencieron porque a la crueldad femicida le oponemos Feminismos y organización. Hoy queremos visibilizar lo invisible poniendo la igualdad y la vida en el centro. El feminismo sostiene nuestras tramas colectivas construidas juntas y juntes en la calle, en las plazas, en cada plenaria del colectivo; en la escuela, la universidad, los sindicatos, en las colectivas feministas, en cada cocina de los barrios populares, nos sostiene y nos da fuerza para seguir caminando y tramando juntas y juntes entre tanta injusticia y desigualdad.

Nos encontramos en un momento excepcional, atravesando esta pandemia que ha dejado al descubierto lo que venimos señalando hace mucho, las desigualdades que mujeres y disidencias atravesamos en esta sociedad patriarcal y que el aislamiento social obligatorio ha reforzado. Lamentablemente, la misma cuarentena preventiva que nos cuida del Covid 19, nos expone a una mayor carga de trabajo: desde el teletrabajo hasta las tareas de cuidado y domésticas siguen recayendo en mayor proporción sobre nosotras y nosotres.

Señalamos que durante la emergencia sanitaria han crecido en forma alarmante la violencia de género, los femicidios, transfemicidios y travesticidios. Conforme surge de datos oficiales, las llamadas a la línea 144 han aumentado un 39% desde la cuarentena, dado que el aislamiento ininterrumpido de las mujeres y disidencias con el varón agresor refuerza el factor de riesgo. Es necesario que se declare la Emergencia Nacional en Violencia hacia las mujeres y disidencias en razón de la gravedad de la problemática.

Los femicidios, transfemicidios y travesticidios, como la expresión más extrema de la violencia hacia las mujeres y disidencias, deja al descubierto la situación de vulnerabilidad y la necesidad de trabajar más fuertemente en la prevención y erradicación de las violencias, discriminaciones y desigualdades. Los registros elaborados por las organizaciones de la sociedad civil, nos indican que en este año (tomado hasta al 31/5) 103 femicidios y 5 vinculados. De los cuales 57 femicidios y 4 vinculados fueron en el período de cuarentena, mientras que el total de muertes de femeneidades travestis y trans suma un total de 35, y 22 de ellas en periodo de cuarentena. Una vez más exigimos justicia para todas las víctimas de femicidios, transfemicidios y travesticidios.

Garantizar la salud para nosotras y nosotres también significa que el aborto clandestino deje de ser la principal causa de muerte materna y que el Estado no obligue a niñas y adolecentes a continuar embarazos no deseados. En defensa del derecho a la salud, a la autonomía, al placer y a la vida plena, es que nos unimos en un grito que hace historia: aborto legal, seguro y gratuito.

A lo largo y a lo ancho del país somos las mujeres y disidencias las que nos organizamos en los barrios para asegurar la asistencia alimentaria y para atender situaciones de violencia de género. Por eso exigimos la aprobación de la ley de Promotoras de Género y Diversidad con reconocimiento económico que permitirá fortalecer la prevención de las violencias, promoviendo niveles de mayor igualdad de género, y favoreciendo la construcción de redes locales estratégicas con participación multisectorial.

Desde los feminismos alzamos la voz para exigir sistemas tributarios progresivos, ya que se ha demostrado que la evasión y elusión fiscal contribuyen en gran medida a la desigualdad de género; puesto que limitan los recursos que tienen los gobiernos para invertir en políticas redistributivas que impacten positivamente en la vida de las mujeres y disidencias, quienes somos protagonistas cuando hablamos de pobreza y precarización laboral. Es por esto que nos pronunciamos a favor de un impuesto a las grandes fortunas en forma permanente, que distribuya la riqueza y garantice más presupuesto para políticas públicas de igualdad.

Exigimos al municipio de Dolores que se haga presente ante las problemáticas que denunciamos: queremos acompañamiento a las familias vulneradas por diferentes violencias, presupuesto para mejores y mayores políticas que garanticen la presencia del Estado en los barrios y acompañen la organización y funcionamiento de los Merenderos y colectivos que hacen frente a la violencia de género resolviendo los obstáculos estatales.

Exigimos también el efectivo cumplimiento del Cupo Laboral Travesti-Trans y programas integrales que aborden la realidad de esta comunidad, la que se encuentra en un 93% ejerciendo la prostitución como único modo de supervivencia. Instamos al municipio a que en forma urgente de cumplimiento a la ordenanza de creación del Hogar de Transito y active el convenio con el Ministerio de Mujeres y Diversidad de la provincia de Buenos Aires a efectos de disponer de los fondos destinados a mujeres durante el momento de la emergencia y mayor riesgo.

Este 3 de Junio llamamos a una MOVILIZACIÓN VIRTUAL que nos permite de manera consciente cuidarnos entre todas y todes mientras seguimos levantando nuestras banderas de lucha. Porque la pandemia no calla nuestro grito colectivo ni las tantas formas de decir NI UNA MENOS.

#NoEstasSola

#NohayNiUnaMenosSinEmergenciaNacional

#ImpuestoALasGrandesFortunas

#NohayNiUnaMenosSinAbortoLegalSeguroyGratuito

#NosQueremosLibresYSinMiedo

Colectivo Mujeres Dolorenses