La Cámara baja provincial convirtió en de ley un proyecto del senador Luis Vivona (Frente de Todos) por el que se declara interés provincial la donación de Plasmas de personas convalecientes de COVID – 19.

De este modo, se instará a los pacientes recuperados a acercarse a los institutos de hemoterapia o a los bancos de sangre más cercanos para donar plasma en forma voluntaria. También prevé campañas de difusión y concientización sobre la importancia de la donación para recuperar pacientes con coronavirus.

Por otra parte, se aprobó y giró al Senado un proyecto similar que, además de declarar de interés provincial la donación de plasma, prevé la creación del Plan Provincial de Donación de Plasma de Personas Convalecientes, en el marco del Sistema Provincial de Hemoterapia, con el objetivo de facilitar la promoción de donación y la optimización de los procedimientos.

Esto derivó de los proyectos de las diputadas María Laura Ramírez y Alejandra Lordén y del diputado Daniel Lipovetzky, que también crea el Registro Único de Potenciales Donantes para organizar y sistematizar la información de los donantes y su asistencia al centro de hemoterapia o banco de sangre. También establece la realización de campañas de difusión para concientizar sobre la importancia de donar plasma, acciones para identificar a posibles donantes y garantizar confidencialidad.

Cabe remarcar que el proyecto de Lipovetzky  incluía que quienes padecieron la enfermedad serían donantes presuntos, con lo que si no manifestaban su voluntad de no donar, serían convocados por la autoridad de aplicación de la ley para presentarse en el centro de hemoterapia o banco de sangre más cercano, pero finalmente se desechó.

Llama la atención la forma en que fueron aprobadas iniciativas que son de similar tenor. Por un lado la Cámara baja sancionó en ley la declaración de interés provincial la donación de plasma de los convalecientes de Covid y por el otro, giró al Senado algo muy parecido pero con agregados importantes que podrían haberse sumado al proyecto de Vivona para que luego la Cámara de origen ratifique los cambios.