Los acreedores de la Argentina podrán responder hasta el 4 de agosto.

A la espera una respuesta favorable de sus acreedores a su nueva oferta de canje de deuda, un proceso indispensable para su reactivación económica tras la debacle que dejará la pandemia de coronavirus, el Gobierno oficializó mediante el decreto 582/2020 una mejora de la oferta a los bonistas para reestructurar la deuda argentina en dólares.

Los bonistas tendrán plazo hasta el 4 de agosto para responder a la propuesta de canje. El Decreto 582, con las firmas de Alberto Fernández, Martín Guzmán y Santiago Cafiero, fue publicado en un suplemento del Boletín Oficial.

Se trata de un paso formal antes de enviar la nueva oferta a los Estados Unidos. Una propuesta había sido enviada el 22 de abril, pero el rechazo de los acreedores fue mayoritario.

Desde ese momento, apunta el texto oficial, “las consultas e interacciones avanzaron por un sendero positivo, incrementando el entendimiento de las diferentes posturas” en medio de los condicionamientos por la pandemia del coronavirus.

Al respecto, el decreto asegura que la Argentina “cree firmemente que una reestructuración de deuda (…) contribuirá a estabilizar la condición económica actual agravada por la emergencia pública en materia sanitaria, aliviará las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía derivadas de la actual carga de deuda y permitirá reencauzar la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo”.

La oferta comprende una mejora con respecto a los términos enviados en abril pasado: se pasará de unos 39 dólares a unos 53 dólares.

El plazo para la respuesta, habitualmente de 10 días, se extenderá hasta el 4 de agosto a las 18 (hora de la Argentina; 17 hora en Nueva York, Estados Unidos).

Se prevé que la oferta de liquidación para la oferta de canje sea el 4 de septiembre.

El monto de la deuda emitida bajo legislación extranjera alcanza los US$ 64.800 millones: US$ 45.063 millones en bonos denominados en dólares y unos US$ 20.000 millones en bonos denominados en euros y en francos suizos.

Con el plazo más largo que el habitual, buscan sumar a acreedores minoristas. En cambio, los grupos Ad Hoc (que incluye a BlackRock) y, en otro escalón, el Tenedores de Bonos de Canje son las contrapartes más duras en la negociación del canje de la deuda.