Es desarrollado por científicos bonaerenses de centros de la CIC y de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

Investigadores de centros asociados a la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) de la provincia de Buenos Aires se encuentran desarrollando un robot móvil y automático que permitirá desinfectar de forma rápida y efectiva espacios de circulación pública como estaciones de trenes y aeropuertos.

En medio de la pandemia por el coronavirus, los científicos nacionales siguen avanzando en el desarrollo tecnológico de nuevas herramientas para paliar la crisis sanitaria. Ahora, expertos de centros de la CIC y de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora crearon el prototipo “Robot móvil sanitizador ultrasónico para espacios abiertos”.

Se trata de un aparato que estará montado sobre un chasis de 70 centímetros de diámetro y que se desplazará de forma autónoma desinfectado espacios con el uso de una microplanta generadora de agua ultrapura.

“El robot podrá transitar por diferentes lugares y su función será la de estar de forma constante generando una dispersión aersolizada de sanitizante. Tendrá un adecuado alcance y autonomía como para poder circular en pasillos, halls o andén de trenes, y una buena cobertura de la circulación del aire, a una distancia del piso que llegaría a los dos metros de altura”, explicó el ingeniero Fernando Massaro, director del proyecto.

El investigador señaló que “estas tecnologías de descontaminación existen” y que “se emplean en hospitales”. “Nosotros tratamos de adaptarlas para llevarlas a un consumo. Nos preguntamos cómo podemos hacer para que haya una calidad de aire hospitalaria en un cajero automático o dentro de un transporte público”, apuntó.

El desarrollo apunta a una desinfección profunda y dinámica en espacios masivos de circulación. Por ejemplo, alrededor de 1.000 millones de pasajeros utilizan al año el servicio ferroviario del Área Metropolitana de Buenos Aires. Este cuenta con casi 1.000 kilómetros de vías, 24 ramales y 283 estaciones. Los investigadores e investigadoras estiman que mediante una dotación de al menos 283 robots móviles (uno en cada estación), en pocos minutos podría descontaminarse diariamente la totalidad de áreas abiertas y semiabiertas.

“Estimamos que reduciría en al menos un 98% los riesgos de proliferación del virus en espacios abiertos como en aeropuertos o estaciones de trenes”, puntualizó Massaro.

El equipo de trabajo está formado por científicos y científicas del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Industrial (I4), el Instituto de Investigaciones de Tecnología y Educación (IIT&E) -ambos asociados a la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia- y la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.