El exmandatario ratificó su postura en contra de las medidas de la actual administración en el marco de la pandemia por coronavirus.

El expresidente Mauricio Macri volvió a criticar la estrategia sanitaria llevada adelante por el Gobierno de Alberto Fernández en el marco de la pandemia por coronavirus. Lo hizo durante su viaje a Paraguay, donde se reunió con el mandatario de ese país, Mario Abdo, y con su antecesor, Horacio Cartes.

Aunque inicialmente se creyó que la excursión tenía que ver con su rol como titular de la Fundación FIFA, luego se confirmó que esto nada tuvo que ver con su viaje.

“Obedeció a una invitación de mi amigo el (ex) presidente (Horacio) Cartes para repasar una agenda de cómo hay que salir de este momento de preocupación que ha significado esta pandemia”, resumió el exmandatario argentino en diálogo con la prensa local. “Hablamos de cómo salir del miedo, que ha llevado a la urgencia y a tomar decisiones apresuradas que pueden haber sido muy dañinas”, cuestionó en declaraciones a los medios paraguayos.

En ese marco, Macri apuntó contra la extensión de una cuarentena estricta y consideró que es hora de empezar a reabrir actividades: “Hay que volver a la calma, a confiar en los profesionales de la salud y retomar con cuidado la normal actividad, empoderando a la gente”.

El encuentro con Cartes no fue el único que mantuvo Macri en Paraguay: “Tuve la posibilidad de visitar a Mario Abdo (el actual presidente) y hablamos de lo mismo, le agregaría la importancia de que el Mercosur no pierda el dinamismo que tuvo durante los últimos años y que se avance en el tratado de libre comercio con la Unión Europea”, apuntó.

En el tramo final de la entrevista con la TV guaraní, el referente de Juntos por el Cambio destacó a sus dos anfitriones y aseguró que comparten objetivos: “Son dos hombres que quieren a Paraguay, dirigentes importantes de esta región, que tienen muchas ganas de ayudar a que su país salga adelante; son las mismas que tengo yo de ayudar a que nuestra querida Argentina encuentre el rumbo del crecimiento”.

Macri voló en un avión privado y fue habilitado por las autoridades aeronáuticas de ambos países, en medio de la cuarentena que rige en Argentina. El sábado se realizó un hisopado que descartó coronavirus y el resultado fue entregado a las autoridades paraguayas para conseguir la habilitación del vuelo.

Sin embargo, en Argentina deberá cumplir 14 días de aislamiento como parte del protocolo de prevención. Sobre todo luego del revuelo que provocaron las imágenes de su abrazo con Cartes y el diálogo con la prensa guaraní, sin barbijo ni distanciamiento y con un micrófono que no parecía tener los elementos de protección que se recomiendan en este contexto sanitario.