(200414) -- BEIJING, 14 abril, 2020 (Xinhua) -- Imagen del 10 de abril de 2020 de empleados hablando al lado del área de cultivo/inactivación de virus de una planta de producción de vacunas del Grupo Nacional Farmacéutico de China (Sinopharm) en Beijing, capital de China. China ha aprobado las pruebas clínicas de dos vacunas inactivadas candidatas para la neumonía COVID-19, informó el martes el mecanismo conjunto de prevención y control contra el nuevo coronavirus del Consejo de Estado. Ambos fármacos han sido desarrollados por el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, subordinado al Grupo Nacional Farmacéutico de China (Sinopharm) y la Corporación de Investigación y Desarrollo Sinovac, con sede en Beijing. Ya se han iniciado las pruebas clínicas de ambas vacunas. (Xinhua/Zhang Yuwei) (ah) (rtg) (dp)

Los investigadores británicos comenzaron a probar la vacuna en abril en cerca de 1.000 personas.

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford, en Reino Unido, parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos, de acuerdo a los resultados de los primeros ensayos publicados en la revista médica The Lancet.

Los ensayos realizados en fase 1 y 2 en alrededor de 1.077 voluntarios mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y glóbulos blancos que pueden combatir el coronavirus y causa pocos efectos secundarios que tomando solo paracetomol se redujeron.

En el estudio, la vacuna provocó una respuesta de las células T en los 14 días siguientes a la vacunación (glóbulos blancos que pueden atacar a las células infectadas con el virus del SARS-CoV-2), y una respuesta de los anticuerpos en los 28 días siguientes (los anticuerpos son capaces de neutralizar el virus para que no pueda infectar a las células cuando se contraiga inicialmente).

Durante el estudio, los participantes que recibieron la vacuna tenían anticuerpos neutralizantes detectables, que han sido sugeridos por los investigadores como importantes para la protección, y estas respuestas fueron más fuertes después de una dosis de refuerzo, con el cien por cien de la sangre de los participantes teniendo actividad neutralizante contra el coronavirus. El siguiente paso en el estudio de la vacuna es confirmar que puede proteger eficazmente contra la infección del SARS-CoV-2.

”Los datos de la fase I/II de nuestra vacuna contra el coronavirus muestran que la vacuna no provocó ninguna reacción inesperada y tuvo un perfil de seguridad similar al de las vacunas anteriores de este tipo. Las respuestas inmunológicas observadas después de la vacunación están en línea con lo que los estudios anteriores en animales han demostrado que están asociadas con la protección contra el virus del SARS-CoV-2, aunque debemos continuar con nuestro riguroso programa de ensayos clínicos para confirmarlo en los seres humanos”, explicó Andrew Pollard, investigador jefe del Ensayo de Vacunas de Oxford en la Universidad de Oxford y coautor del estudio.

Los investigadores observaron una respuesta inmunológica más fuerte en los 10 participantes que recibieron dos dosis de la vacuna, lo que indica que esta podría ser una buena estrategia para la vacunación. El ensayo de fase I/II en el Reino Unido comenzó en abril probando la vacuna del coronavirus de Oxford ChAdOx1 nCoV-19. El equipo comenzó a trabajar para desarrollar una vacuna contra la amenaza global que es el coronavirus en enero de 2020 y han estado trabajando con una urgencia sin precedentes en una carrera contra el coronavirus.

La Universidad de Oxford está trabajando con la empresa biofarmacéutica AstraZeneca en el desarrollo ulterior, la fabricación a gran escala y la posible distribución de la vacuna Covid-19, y los planes para el desarrollo clínico y la producción de la vacuna de Oxford avanzan a nivel mundial.