El Gobierno paraguayo endureció el miércoles el confinamiento en Alto Paraná, un departamento limítrofe con Brasil que concentra casi la mitad de los casos de coronavirus del país y donde los servicios sanitarios se encuentran saturados, anunció el ministerio de Salud.

La región ubicada al este de Asunción en la zona de la Triple Frontera con Brasil y Argentina, retrocederá a la fase cero del confinamiento por al menos dos semanas en un intento por contener la expansión del virus, dijo el ministro de Salu

Asunción y el departamento Central que rodea a la capital están actualmente en la fase 3, en tanto el resto del país se encuentra en la 4, que permite la reactivación de la mayoría de las actividades económicas y sociales con algunas restricciones.

Alto Paraná tiene como capital a Ciudad del Este, la segunda ciudad más poblada del país que tiene un intenso intercambio comercial con Brasil, principalmente a través del puente internacional que la conecta con Foz do Iguaçu. «Entendemos que esto es una situación difícil para todos pero creemos que es absolutamente esencial para retomar el comando de todo lo que tiene que ver con la epidemia en esa zona», declaró el ministro.

La cuarentena estricta en el departamento, que también concentra una buena parte de la producción de soja del país, contempla algunas excepciones como el funcionamiento de fábricas por cuadrillas, la continuación de obras civiles y el trabajo agropecuario, explicó el ministro.

Paraguay registraba hasta el martes 4.674 casos de coronavirus y 45 fallecidos, una de las marcas más bajas de Sudamérica. Brasil por su parte, que comparte una frontera de más de 1.000 kilómetros con Paraguay, es una de las naciones más afectadas a nivel global con casi 2,5 millones de casos y más de 88.000 muertes.

Infobae