Los incendios “estallaron” tras rayos y tormentas eléctricas durante la última semana, ennegrecieron con humo un área extensa, más grande que el estado estadounidense de Rhode Island, y destruyeron más de 500 casas y otras estructuras, además de bosques y plantaciones. De las seis muertes confirmadas hasta el momento, 43 bomberos y civiles resultaron heridos. El gobernador de California, Gavin Newsom, dijo que los equipos estaban combatiendo 560 incendios en todo el estado, muchos de ellos provocados por tormentas eléctricas, lo que agota los recursos hasta el punto de ruptura mientras busca refuerzos desde lugares tan lejanos como Canadá y Australia. Hay más de 100 mil evacuados. Se considera uno de los incendios más grande de la historia del estado.

ESTADOS UNIDOS  – Cientos de incendios forestales en el centro y norte de California que ya mataron a seis personas hasta este viernes 21 de agosto, convirtiéndose en algunos de los más grandes en la historia del estado y amenazando a las pequeñas ciudades en el camino por las inmensas llamas.

Los incendios “estallaron” durante la última semana, ennegrecieron un área más grande que el estado estadounidense de Rhode Island y destruyeron más de 500 casas y otras estructuras. Además de las muertes, 43 bomberos y civiles resultaron heridos.

El gobernador de California, Gavin Newsom, dijo que los equipos estaban combatiendo 560 incendios en todo el estado, muchos de ellos provocados por tormentas eléctricas, lo que agota los recursos hasta el punto de ruptura mientras busca refuerzos desde lugares tan lejanos como Canadá y Australia.

“No somos ingenuos en absoluto acerca de cuán mortal es este momento y por qué es esencial que se preste atención a las órdenes de evacuación y que se las tome en serio”, dijo Newsom, un demócrata, a los californianos en una conferencia de prensa.

El estado ha sido golpeado por sus peores tormentas de rayos secos en casi dos décadas, ya que cerca de 12,000 ataques aquí han enviado llamas a las tierras que quedaron resecas por una ola de calor reciente. A unas 175.000 personas se les ha dicho que abandonen sus hogares.

En Santa Cruz, una ciudad de alrededor de 65.000 habitantes en la costa central de California, se les dijo a los residentes que prepararan “bolsas de viaje” mientras las excavadoras cortaban las líneas de fuego y las llamas llegaban a una milla del campus de la Universidad de California en Santa Cruz.

Un complejo de incendios al este de Palo Alto y otro en la región vinícola al sur de Sacramento son el séptimo y décimo incendios forestales más grandes en la historia del estado, respectivamente, según CalFire, y la agencia advirtió que se esperaban más tormentas de rayos secos el domingo.

Pidieron ayuda a la guardia nacional estadounidense
Con hasta 20 llamas separadas ardiendo en algunos complejos de rayos-incendios, los bomberos y los lugareños pidieron más apoyo. “Todavía no tenemos suficiente personal para un incendio de este tamaño”, dijo Daniel Potter, un portavoz de CalFire, en referencia al incendio de Santa Cruz donde los equipos están trabajando en turnos de 72 horas para salvar hogares en pueblos como Ben Lomond.

“Necesitamos AYUDA en las montañas de Santa Cruz. ENVIAR A LA GUARDIA NACIONAL AHORA!” reclamó Scott Myers-Lipton, profesor de la Universidad Estatal de San José, a través de su cuenta de Twitter.

Cuatro personas murieron en el llamado incendio del Complejo LNU en el área de North Bay que destruyó más de 480 casas y estructuras, incluida una bodega, ya que quemó más de 219,000 acres en cinco condados. A todos los evacuados se les permitió regresar a sus hogares en Vacaville el viernes, ya que la contención del fuego era del 7%.

Un tripulante de servicios públicos murió el miércoles mientras estaba de servicio ayudando a eliminar los peligros eléctricos para los socorristas en el mismo incendio. Ese mismo día, el piloto de un helicóptero de extinción de incendios murió en un accidente en el condado de Fresno.

“Todos nuestros socorristas están trabajando hasta el límite de todo lo que tienen”, dijo el legislador estatal Jim Wood.

Las columnas de humo y cenizas ensuciaron la calidad del aire en cientos de millas alrededor de las zonas de incendio, lo que se sumó a la miseria y los riesgos para la salud de los residentes que se vieron obligados a huir o los que estaban atrapados dentro de casas sofocantes que carecían de aire acondicionado.

Los expertos médicos advirtieron que la pandemia de coronavirus ha aumentado considerablemente los riesgos para la salud que plantea el aire con humo y el calor extremo, especialmente para los adultos mayores y aquellos que ya padecen enfermedades respiratorias.

Fuente: Agencia Reuters, con reporte de Andrew Hay, Steve Gorman, Jane Ross y Dan Whitcomb;