Los locales de rubros esenciales seguirán abiertos con las mismas libertades, pero el resto deberá reacomodarse a la modalidad take away. Quedarán prohibidas las actividades deportivas y recreativas, los gimnasios y la obra privada.

Frente a la escalada de contagios y la adversa situación epidemiológica que atraviesa Mar del Plata en torno a la pandemia de coronavirus, la Municipalidad de General Pueyrredon resolvió que el distrito retroceda a la fase 3 del aislamiento social, preventivo y obligatorio para intentar contener la ola de infecciones.

La decisión implica que tanto los locales gastronómicos como los comercios de venta minorista de bienes deberán readecuarse a la modalidad take away. En tanto, el Ejecutivo resolvió mantener la franja horaria en la que funcionan los comercios esenciales entre las 7 y las 20. Asimismo, quedarán suspendidas las actividades deportivas y recreativas al aire libre y se dispuso el cierre de los gimnasios y la obra privada.

Según pudo saber 0223, la medida fue tomada por el intendente Guillermo Montenegro ante la gran cantidad de casos de Covid-19 que se reportan diariamente y entrará en vigencia a partir del próximo sábado por un plazo de diez días. Así, varias actividades que habían conseguido distintas habilitaciones con el avance de la cuarentena vía la Comisión Especial de Reactivación Económica del Concejo Deliberante quedarán interrumpidas.

Durante los últimos fines de semana habían sido cada vez más intensas las conversaciones entre el jefe comunal y Carlos Bianco, el jefe de Ministros de Gabinete del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Si bien la administración bonaerense había respaldado los indicadores sanitarios, en la última reunión exigieron que el Municipio refuerce los controles y declarara la circulación comunitaria del virus, anuncio que finalmente se hizo el lunes.

Este mismo jueves la secretaria de Salud del Municipio, Viviana Bernabei, había reconocido que el retroceso de etapa en la cuarentena era una posibilidad que barajaban con mayor consideración los últimos días. La funcionaria había recalcado que las reuniones familiares y sociales están expresamente prohibidas y que son el principal motivo de los contagios. “Si hay que tomar medidas más duras para los próximos 10 o 15 días deberán ser tomadas para reducir la tasa de contagio”, había advertido.