La investigación renovó las esperanzas sobre la utilidad de una vacuna para habilitar el fin de la pandemia.

Un estudio realizado sobre 30.000 personas en Islandia reveló que los anticuerpos contra el coronavirus duran como mínimo cuatro meses, lo cual reabre la esperanza sobre la utilidad de una vacuna contra el SARS-CoV-2 que termine con la pandemia.

La investigación, realizada por el laboratorio deCODE, de Reikiavik, una filial de la biotecnológica Amgen, de los Estados Unidos, destacó que, a diferencia de las anteriores, que observaron a las personas durante 28 días, esta los siguió durante cuatro meses, y halló que entre uno y dos meses después de la infección, el cuerpo produce una segunda serie de anticuerpos que podrían brindar una protección más duradera.

En la presentación del artículo, publicado en The New England Journal of Medicine (NEJM) “El poder de la vigilancia basada en los anticuerpos”, Galit Alter y Robert Seder explicaron: “Las infecciones y las vacunas generan dos olas de anticuerpos. La primera ola se debe a células de plasma de poca duración, destinadas a poblar la circulación del sistema, que mengua rápidamente una vez superada la infección aguda. “La segunda ola se genera a partir de una cantidad menor de células de plasma de mayor duración, que brindan una inmunidad perdurable”.

El artículo “Respuesta inmune humoral al SARS-CoV-2 en Islandia” destaca que el nivel de anticuerpos de las personas recuperadas no se redujo mientras duró el estudio, que además de masivo fue prolongado: “Nuestros resultados indican que los anticuerpos antivirales contra el SARS-CoV-2 no menguaron durante los primeros cuatro meses después del diagnóstico”. Eso se verificó en más del 90% de los pacientes que superaron la enfermedad.

Si se encontrase una vacuna que generara anticuerpos similarmente duraderos, “habría esperanza de que la inmunidad del huésped de este virus impredecible y altamente contagioso no fuera fugaz y resultara similar a aquella que producen la mayoría de las demás infecciones virales”, escribieron Alter y Seder en su comentario sobre el estudio.