Habrían detectado “efectos inexplicables” en uno de los pacientes y por el momento deben tomar precauciones para interpretar correctamente a qué se deben.

La farmacéutica AstraZeneca y el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford pausaron este martes la fase 3 de las pruebas de su vacuna contra el nuevo coronavirus al encontrar “posibles reacciones adversas” en un participante del estudio en el Reino Unido.

“Como parte de las pruebas aleatorias y controladas de la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford a nivel global, nuestro proceso de revisión estandar gatilló una pausa en la vacunación para permitir la revisión de la información del paciente”, indicó el laboratorio sueco-británico en un comunicado.

A su vez señaló la pausa como “una acción de rutina” que se realiza “siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en las interpretaciones y conclusiones a las que se llega mientras se investiga”.

En tanto, la compañía subrayó que está “trabajando para acelerar la revisión del evento único para minimizar cualquier impacto potencial en el cronograma de prueba”. Los efectos adversos detectados en el paciente no trascendieron.

El hecho de que una investigación de este tipo se frene no es infrecuente, ya que se debe poner especial atención a cualquier eventualidad que surja y genere cierta inquietud en los investigadores.

Actualmente hay nueve vacunas candidatas en ensayos de fase 3. El estudio clínico de AstraZeneca es el primer ensayo de vacuna de fase 3 Covid-19 que se ha suspendido.

Vale recordar que esta vacuna es la que va a fabricar la empresa local Mabxience tras el acuerdo alcanzado por el Gobierno hace un mes.

 

 

 

DIB