Implacable, dominante: el inglés Lewis Hamilton, seis veces campeón mundial de Fórmula 1, se impuso en el Gran Premio de la Toscana, Italia, por la novena carrera del año que celebró las 1000 participaciones de la escudería Ferrari en la categoría reina del automovilismo.

Hamilton, que había sumado la 95va pole position de su trayectoria, se impuso en una carrera muy accidentada, con varias resalidas, y aventajó a su compañero de Mercedes, el finlandés Valtteri Bottas (+4.880) y al tailandés Alexander Albon (+8.064), que terminó tercero con su Red Bull. El autódromo italiano de Mugello albergó una carrera extenuante para todos los pilotos.

De esta forma, el inglés ganó seis grandes premios (Spielberg, Hungaroring, Silverstone, Barcelona, Spa-Francorchamps y Toscana) de los nueve que se corrieron hasta ahora en la actual temporada de la Fórmula 1. Además, con su victoria total Nº 90, quedó a una del máximo ganador, el alemán Michael Schumacher. Se trata, además del tercer doblete de Mercedes, luego del 1-2 en Styria y en Bélgica.

«Fueron como tres carreras en un solo día. Increíblemente dura. Se necesitó mucha concentración con todas esas resalidas», dijo Hamilton, que agregó: «Es increíble tener ya 90 victorias, mi corazón palpita a mil». En su lucha contra el racismo, el campeón mostró una remera que decía «Arresten a los policías que mataron a Breonna Taylor».

LEWIS HAMILTON, SIN SORPRESAS EN ITALIA
Fue una carrera marcada por los accidentes, especialmente el que propició la primera de las dos banderas rojas que hubo en esta carrera y en el que Carlos Sainz se vio involucrado.

La salida fue caótica. El gran favorito en un circuito donde es muy complicado adelantar, Lewis Hamilton, tuvo una mala arrancada y eso ya es noticia. El hexacampeón, que salía desde su séptima pole de la temporada, vio cómo su compañero Valtteri Bottas le levantaba la primera posición en los primeros metros. La alternativa de la carrera era Max Verstappen, se quedó tirado en la tercera curva.